“Los parlasurianos sostienen una mentira y eso es grave, deshonesto”

En conversación con Última Hora, González habló sobre su experiencia en la Cámara Baja y las dificultades que tiene que sortear con sus colegas.

–Nueve meses en la Cámara de Diputados, ¿es más difícil de lo que pensaba?

–No más difícil, yo creo que sí más estresante y más desafiante. Venimos desde la sociedad civil observando el comportamiento de una institución ficticia. La gran mayoría de las instituciones en Paraguay son ficticias, que existen pero que realmente no se comportan con la dinámica legal y constitucional que deberían contar.

–Hasta hace poco estaba en la vereda del frente…

–Yo me manejaba en un círculo de confianza con mis compañeros de la Coordinadora de Abogados, la gente de la sociedad civil, un grupo convencido de que se debía seguir un camino. Entro a la Cámara y aquí si hay un canibalismo extremo que nos sitúa en una posición muy vulnerable. Existen conspiraciones constantes, no fue fácil en mis inicios.

–¿Pero usted ya logró adaptarse?

–Ese mundillo tan pacato es lo que me costó administrar, porque tenía unos niveles de estrés muy alto, pero que hoy estoy administrando, sin bajar la guardia. Permanentemente uno se siente observada, te sacan fotografías sin que una autorice, van buscando alguna cáscara de banana.

–¿Se siente sola en su lucha contra el sistema?

–Yo no me siento sola. Hay miradas diferentes a la posición que yo tengo, el paraguayo no es luego de confrontar demasiado, es más diplomático, es hablar monosilábicamente. Es una cuestión cultural. Sin lugar a dudas, las posiciones que vengo manteniendo, van más allá de lo políticamente permitido en un recinto donde la gente está acostumbrada a cerrar acuerdos.

–¿Cuáles son sus expectativas como legisladora?

–No tengo muchas expectativas de que salgan cosas que propongo, independientemente a que ya salieron algunas, como la ley de las carreras técnicas y universitarias. Las expectativas legislativas no son mi prioridad; las políticas y de control, sí.

–¿Cómo cuáles?

–Como, por ejemplo, hablar de un presupuesto público por resultados es una necesidad, la Ley de Presupuesto es la más importante que sanciona cada año el Congreso y ¿cuál es la lógica con que se maneja? Es una lógica inercial, de un cabildeo donde el que tiene más contacto y hace mejor lobby obtiene aumento sin importar lo que hizo, sin ver la retribución social que esa institución que manejaba un presupuesto inferior y ahora pretende un presupuesto mayor.

–Pero se siguen creando instituciones…

–Así es y lo que se tiene que hacer es desmontar una serie de instituciones que están ganando espacio, pero que no dan un resultado y que sí desaparecen no va a haber ningún impacto y sin embargo representa algo que es fundamental para las minorías y para los independientes. Porque ¿cómo sostienen su base electoral los partidos tradicionales? Creando instituciones y cargos donde nombran operadores políticos que fidelizan para que en las elecciones tengan ya sus bases. Se convierte en un sistema, que mientras no tenga un costo electoral seguirá así.

–¿Pero se pueden lograr los cambios?

–No creo en los cambios milagrosos; por ejemplo, la gente habla que el desbloqueo va a ser una suerte de magia, que va a venir a sanear la política de las eternas castas que hoy han copado el Estado paraguayo. Yo soy prodesbloqueo, pero tengo mis reservas, de que esa herramienta, si no se utiliza bien, va a devolvernos la magia.

–¿También puede afectar a las mujeres?

–Tengo un temor razonable de que las mujeres quedemos fuera del campeonato electoral si es que no tenemos reservada una cuota dentro de las listas de los partidos, sean tradicionales o de la sociedad civil. Se debe estudiar el tema y no entrar en la lógica que instala el machismo y que siguen muchas mujeres, de que la cuota no es necesaria, que nosotras tenemos nomás luego méritos para entrar. Hoy, nosotras necesitamos cambiar la relación de poder, cuando cambie esa relación de poder, va a cambiar el mundo, el país.

–Es una cuestión cultural muy arraigada…

–Es una cuestión cultural, no es casual que hoy existan más índices de feminicidio y de violencia hacia la mujer, hoy se está defendiendo el hombre macho peludo paraguayo y cómo se defiende, solamente con la fuerza física, castigando, violando, matando. Entonces ellos ahí dicen yo mando.

–Justamente usted denunció acoso del presidente Miguel Cuevas.

–Pasa aquí en la Cámara, el tema de cerrarle el micrófono a una mujer. Eso no se va a animar a hacer Cuevas a un hombre. Eso se le hace a una mujer porque él está demostrando que manda y dice 'mirá que te estamos regalando el espacio y mirá que te vamos a sacar porque somos los dueños de la política'. Los hombres son dueños de la política. Tenemos que empezar a incidir razonablemente en ese cambio de funcionamiento de las fuerzas de poder.

–Si tuviera que elegir un proyecto a ser aprobado y con ello decir dentro de cuatro años, valió la pena estar en la Cámara, ¿cuál sería?

–Sin duda, el proyecto del Parlasur, porque va a ser el precedente que abra una puerta hermética de hierro que está bajo siete llaves, que no permitió nunca la austeridad. Hablar de austeridad en el gasto público, que nunca permitió el retoque para abajo del presupuesto. Siempre el retoque es para arriba, nunca para abajo. Parlasur si sale, es el antecedente para empezar a eliminar gastos superfluos de otras instituciones públicas.

–Incluso menciona una inconstitucionalidad en la conformación de Parlasur.

–La forma en que está constituida es inconstitucional. Ellos (los parlasurianos) sostienen una mentira y eso es lo más grave, ser deshonesto. No es solamente meter la mano en el presupuesto público. Ser deshonesto también es ser deshonesto intelectual y mentir. Ellos están mintiendo, Parlasur se puede modificar, se tiene que modificar después de 14 años. Parlasur no justifica el gasto público de 23.000 millones de guaraníes.

–¿Qué es lo que se viola?

–Se ha violado una cláusula pétrea de nuestra Constitución Nacional que advierte que únicamente una convención nacional constituyente puede modificar la composición de los poderes del Estado, no lo puede hacer un pacto internacional y acá se modificó la composición del Poder Legislativo, Cámara de Senadores y Cámara de Diputados, y ¡zaz!, ellos le hacen aparecer al Parlasur con las mismas prerrogativas y beneficios.


Fuente: UH