Las aves que se pueden observar en el Refugio Mbaracayú

Ubicado entre los municipios de Salto del Guairá y Mundo Novo (Brasil), el Refugio Biológico Binacional Mbaracayú alberga 246 especies de aves, de las cuales el kuruvi guasu (Cantorchilus leucotis), el ypeku ne’i (Picumnus albosquamatus) y el chaja real (Anhima cornuta) cuentan con registros exclusivos del lugar.

Estos y otros ejemplares de pájaros pueden ser admirados y localizados por los observadores que acudan hasta la reserva, que cuenta con una superficie de 1.356 hectáreas.

Allí, además, tienen identificadas 29 especies de mamíferos y 16 especies de reptiles.

Cantorchilus leucotis.JPG

<p>El kuruvi guasu (<em>Cantorchilus leucotis</em>) es solo una de las especies que podr&aacute;n ser observadas en el Refugio Mbaracay&uacute;.</p>

El kuruvi guasu (Cantorchilus leucotis) es solo una de las especies que podrán ser observadas en el Refugio Mbaracayú.

Foto: Fundación Científica ARA MACAO.

En el refugio, se habilitó esta semana un mirador de aves y se utilizaron, por primera vez, los nuevos binoculares y telescopios, que fueron adquiridos para un mejor avistamiento.

Así también, hay 16 nuevos guías para fomentar el aviturismo o avistaje de aves. Todos fueron capacitados dentro del recinto ecológico, mediante un acuerdo de cooperación entre la Itaipú Binacional y la Fundación Moisés Bertoni.

Puede leer: Ocho áreas protegidas atesoran rica fauna y flora de Alto Paraná y Canindeyú

Anhima cornuta.JPG

Estas y otras variedades de pájaros podrán ser admiradas y localizadas por los observadores.

Estas y otras variedades de pájaros podrán ser admiradas y localizadas por los observadores.

Foto: ecoregistros.org.

El curso fue diseñado por Guyra Paraguay, una organización que trabaja en la defensa y protección de la diversidad biológica. Participaron jóvenes y adultos de la ciudad de Salto de Guairá, según informó la entidad.

En mayo del 2017, se aprobó por resolución declarar como Área Silvestre Protegida al Refugio Biológico Binacional Mbaracayú.

Las áreas silvestres sirven como un corredor antierosivo que protege el curso del río Paraná y el Bosque Atlántico del Alto Paraná, que es uno de los 25 ecosistemas del mundo más importantes en biodiversidad.


Fuente: UH