Inundados copan espacios públicos por falta de asistencia de las autoridades

El paseo central de la calle Yegros, desde Chiang Kai Shek hasta 21ª Proyectada, las calles adyacentes al Cementerio del Sur, toda la extensión de 21ª Proyectada y las plazas frente al Cabildo vuelven a estar ocupados por los habitantes de la ribera expulsados por la inundación.

Sobre todo en 21ª Proyectada se escucha el eco de martillos que golpean los clavos que levantan las improvisadas viviendas. También se repite la escena de vehículos particulares de diversos tamaños desde los cuales varias personas bajan chapas, maderas terciadas y puntales.

CABILDO. En la mañana de ayer varios pobladores de la Chacarita empezaron a ocupar las plazas frente al Cabildo. "Nos dieron permiso", señaló una de las ocupantes.

Sin embargo, la Municipalidad de Asunción emitió un comunicado negando que haya autorizado la ocupación. Señaló que se trata de una ocupación irregular y que dicho espacio no es un refugio habilitado para los damnificados.

Ante el intento de disuadirlos, fueron repelidos por los ocupantes, según señala el comunicado. Indicaron que la Dirección de Asesoría Jurídica ya inició las acciones legales pertinentes para recuperar la plaza. Aseveraron que 93 refugios habilitados por la Municipalidad y la Secretaría de Emergencia Nacional todavía tienen mucha disponibilidad.

En Asunción el río se situó en 6,23 metros, con 3.996 familias desplazadas.

PANORAMA. Una imagen que describe la situación de los bañadenses es la de sus muebles y ropas a la intemperie, ya sea al costado del paseo central o haciéndose lugar entre las casas que se van levantando. Algunos han podido cubrir lo que pudieron salvar de las aguas con carpas negras de hule. Otros prestan el techo que después tendrá como paredes maderas terciadas.

"No nos trajeron nada aún". "Nos dicen que el agua tiene que llegar a nuestra casa para quitarnos". "Los camiones ya no entran". "Hay todavía familias que están en el agua". "Nosotros tuvimos que pagar todo". Estas son las quejas que en la semana y ayer también repitieron los damnificados con respecto al trabajo de asistencia que debían realizar las autoridades.

Los pedidos volvieron a ser los mismos: chapas, maderas terciadas, puntales, carpas, baños portátiles, camiones para el traslado de los que no se mudaron aún.

Contaron que el costo por viaje de un camión que realiza la mudanza es variado. Se manejan precios de entre G. 50.000, 80.000, 150.000. A ello le suman los costos de las chapas y terciadas, que están alrededor de G. 25.000, y por la construcción de casas, además de la bajada de luz, etc.

Al gasto se suma lo que no pueden recuperar de las aguas o lo que se rompe o destruye durante las sucesivas mudanzas.

Hace tres días que nuestras cosas están acá y no vino nadie de las instituciones junto a nosotros para ver lo que falta. Florencio Fernández, damnificado 21ª Pytda.

Vienen, toman todos tus datos y luego no pasa nada. Para salir, nos dicen que primero nos debe agarrar el agua María Benítez, damnificada Yegros.


Fuente: UH