Gremio de vehículos usados rechaza exigencia brasileña

Es lo que señaló ayer el titular del citado gremio, Rolando Álvarez, ante la referida condición del Brasil que pone en jaque a las grandes maquiladoras del rubro de autopartes instaladas en Paraguay.

"De ninguna manera vamos a permitir algo que realmente no nos puede regir, porque primero está el cumplimiento de la Constitución. Las autoridades nacionales tienen que hacer respetar nuestras leyes y nuestra soberanía", sentenció Álvarez.

Añadió que el sector no está ajeno a que los brasileños vengan a instalarse con sus fábricas y vender en el Paraguay, en condiciones de libre mercado y comercio. Subrayó que no van a dejar que se imponga la pretensión y los intereses de otro país en el nuestro.

MILES. Álvarez señaló que actualmente hay unas 3.200 importadoras con sus familias que dependen de la adquisición y venta de vehículos usados y si pretenden anularla deben ofrecer necesariamente una alternativa legal en contrapartida.

"Este rubro fue el que ayudó a dejar fuera a los vehículos mau en el país. Y formó una estructura que mueve la economía con casas de repuestos, bancos, financieras y también dando empleo a chapistas, mecánicos, pintores, electricistas del automóvil, contadores, escribanos, herreros y choferes de cigüeñas que traen los vehículos", enfatizó.

Insistió en que de ninguna manera van a permitir, y saldrán a ejercer su derecho de manifestación para defender "este trabajo legal y legítimo que es el sustento de miles de familias y personas".

Apuntó que inmediatamente se pondrán en campaña para conversar con autoridades del Ministerio de Industria y Comercio (MIC), para dejar bien expresamente sentada la postura.

Resaltó que los asociados a la Civemup ya hicieron todo un manual de procedimientos de formalización con la Seprelad, Aduanas, Hacienda y el Ministerio del Trabajo,

Finalmente, consideró que en la exigencia del Brasil lo único que observan es que "quieren imponer sus intereses para negociar con las ensambladoras".


Fuente: UH