Fisco analiza revivir retenciones de salarios para mayor control en IRP

Embed

El titular de la Subsecretaría de Estado de Tributación (SET), Fabián Domínguez, aseguró que los descuentos no son una invención, sino que es una potestad que tiene la institución desde 1991 con la aplicación de Ley 125.

Explicó que la idea no es confiscar los salarios de los contribuyentes, sino aplicar tasas menores al 1% como un método de control de los ingresos y los gastos, y una forma de cruce de información con respecto a otros aportantes, aunque no descartó que sea una cuestión opcional.

No obstante, aclaró que todo dependerá de la arquitectura final del IRP, recordando que una de las trabas en el pasado fue el mecanismo de devolución en caso de aportes excesivos.

"Si nos vamos al pasado cercano, cuando se intentó meter una retención con la construcción de ese momento del IRP, era incompatible, porque por un lado habían amplias deducciones y por otro lado una retención, lo que probablemente iba a lograr pagos en exceso. Entonces, es prematuro decir va a ser así o no, pero si se aplica eventualmente que las retenciones sean un instrumento de control y de cruce, es decir, aplicar retenciones pero muy bajas", expresó Domínguez.

Polémico. La idea de aplicar retenciones de salario no es nueva. La administración de Marta González Ayala (presidencia de Horacio Cartes) intentó ponerla en vigencia desde setiembre del 2017.

En ese entonces, la SET estableció que los descuentos afectarían a los trabajadores con un salario igual o superior a los G. 10 millones, con porcentajes de descuento que iban del 0,5% al 2%, según el tipo de ingresos.

Sin embargo, tras el pronunciamiento de numerosos gremios empresariales, de trabajadores del sector privado y de funcionarios públicos, además de asociaciones de fiscales y jueces, la SET resolvió dejar sin efecto las retenciones. Los fiscales y defensores públicos incluso llegaron a plantear acciones de inconstitucionalidad contra ese mecanismo.

El principal cuestionamiento a las retenciones era que la SET las calificaba de ganancia directa, lo que atentaba contra la protección del salario y se convertía en una confiscación. Se criticaba además que se intentó aplicar los descuentos vía reglamentación, en contra de lo dispuesto en el Código Laboral.


Fuente: UH