Familia sale adelante conla venta de remedios yuyos

En el barrio San Vicente de San Ignacio Misiones, viven don Pedro Figueredo y su esposa Teresa Cabral, quienes desde hace 40 años se dedican a la venta de remedios yuyos. Ella antes trabajaba como modista y él en una panadería, ambos cumplían largos horarios de trabajo y no les sobraba dinero para salir adelante, "solo para pagar cuentas", relatan.

Cuentan que con los hijos la situación se complicó, por lo que decidieron dedicarse de lleno a la venta de remedios refrescantes.

"Al principio vivíamos en Santiago, yo trabajaba todo el día como modista, pero empezaron a nacer los niños y me fue ya imposible seguir con mi trabajo porque debía cuidar a mis hijos, lo que ganaba mi esposo era solo para pagar la libreta, no nos sobraba nada, la salida que encontramos para salir adelante con nuestros hijos fue empezar a vender minutas y remedios yuyos para el tereré a los obreros que trabajaban en Yacyretá, luego culminó la obra y terminó el trabajo por lo que nos mudamos a San Ignacio", comenta Teresa Cabral.

Al mudarse, la pareja hoy muy conocida por la labor que desempeñan, se dedicaron de lleno al rubro y mencionan que su vida cambió y que ningún trabajo por pequeño que parezca debe ser tenido de menos.

"Mediante este oficio compramos para nuestra casa, sacamos adelante a nuestros hijos y tenemos todo lo que necesitamos en nuestro hogar, además somos dueños de nuestro horario", dijeron.

Contaron con orgullo que una de sus hijas siguió sus pasos y también vende remedios, "gana mucho más que trabajando como empleada doméstica y tiene más tiempo para estar con su familia, ningún oficio por chico que parezca no debe ser menospreciado" expresó Pedro Figueredo.


Fuente: UH