En IPS depositan a enfermos en pasillos por las obras

A tan solo unos pasos, en otra sala, médicos y enfermeros intentaban reanimar a un paciente. Rostros de cansancio y desesperación se pueden observar a lo largo del pasillo que alberga a casi más de 40 camillas. En estas condiciones conviven diariamente los asegurados que son ubicados en el corredor, junto a las obras de refacción que se llevan a cabo en una de las salas desde la semana pasada.

IPS

Pese a la reciente habilitación de la Clínica Polivalente con 40 camas, no se logra descomprimir el servicio, una realidad que se arrastra desde hace más de ocho años ante la falta de espacio para las hospitalizaciones.

Un guardia de seguridad controla la entrada, que está tapada con una sábana, y funge de vocero llamando a los familiares de los pacientes para que compren medicamentos o para el informe médico correspondiente del día. Entre gritos de nombres y apellidos, hay personas que duermen en sillas o en las escaleras, o simplemente están en vigilia sentados.

Los pasillos están generalmente saturados durante la noche, comentó una asegurada, mientras estaba sentada en una silla que trajo de su casa. Hace cinco días acompaña a un paciente. Ella tiene que estar atenta para comprar medicamentos o para llevar muestra para el laboratorio o retirar los estudios, relató.

Los enfermos no solamente tienen que lidiar con estar a la vista de todos, también quedan en shock cuando muere algún paciente vecino. Los decesos ocurren todos los días, comentó otro asegurado que estaba en vigilia, sentado en una escalera. Este es el día a día que se vive en este servicio.

Hoy se recuerda el Día Mundial de la Salud con un enfoque de cobertura sanitaria universal y el IPS muestra nuevamente el rostro más desolador en cuanto a la atención a los asegurados.

IPS

REPARACIONES. La persistencia de las internaciones en el pasillo se debe actualmente a las refacciones en dos salas de la Unidad de Emergencias, explicó Armando Rodríguez, titular del IPS. Las obras culminarían recién dentro de dos semanas y consiste en pintura, reparaciones de techo, cambio de cañerías, luces y otros.

"Estamos haciendo reparaciones en las dos salas más grandes, era urgente y necesario porque teníamos problemas de filtración de agua". Todo volverá a la normalidad una vez que culminen los trabajos, prometió el presidente del IPS.

Las obras se realizan actualmente tras meses de la inauguración de las camas en la Clínica Polivalente. "Eso nos da un poco de aire y por eso lo estamos haciendo ahora. Va a llevar dos semanas intensas de trabajo. Reconozco que están un poco incómodos, sin embargo, esto se va a solucionar enseguida". Mientras, los asegurados seguirán viviendo en carne propia una deficiente atención en el seguro social.


Fuente: UH