Damnificados no serán desalojados de la plaza y se prioriza asistencia

El jefe de Gabinete de la Municipalidad de Asunción, Marcelo Mancuello, comentó ayer que se decidió priorizar la evacuación y la atención de las familias afectadas por la crecida al tiempo de preservar la plaza, cuyas baldosas fueron rotas para colocar los puntales para las viviendas.

Al paso de las críticas porque la administración de Mario Ferreiro permite la ocupación de la plaza, Mancuello aclaró que no se autorizó en ningún momento esta acción. Sostuvo que si la Municipalidad procede ahora a desalojar o intentar mudar a las familias de la plaza, esa situación se va a volver incontrolable.

"No es el momento más adecuado. Sin embargo, desde la semana que viene vamos a estar trabajando para encontrar otra área de refugio donde puedan ser mejor atendidas las familias", según el funcionario.

El jefe de gabinete reiteró que la plaza de El Cabildo es un lugar histórico y muy valioso, por lo que se buscará liberarla lo antes posible, pero la prioridad son las familias que están bajo agua.

La Municipalidad de Asunción y la Secretaría de Emergencia Nacional (SEN) analizaron ayer el estado de emergencia en capital y consideraron que se tendrá mayor cantidad de damnificados de lo normal en este contexto de la crecida. En Asunción, el río permaneció ayer en 6,23 metros, con más de 4.000 familias desplazadas.

El ministro de la SEN, Joaquín Roa, recorrió la Plaza de Armas y conversó con los damnificados y les aseguró que no serán desalojados. "Ellos permanecerán acá, es un tema humanitario, social, muy sensible y el bienestar de la gente está en primer lugar, por lo que realizamos los trabajos de asistencia y les proveeremos las chapas terciadas", expresó.

Carmen Benítez, una de las evacuadas, señaló que se vieron obligados a ocupar la plaza porque la Municipalidad no previó un refugio para las familias, que algunas se encontraban tres días bajo agua y que las personas ya se empezaban a enfermar.

"Sabemos que este es un sitio histórico, turístico, pero no teníamos dónde ir. Nos desesperamos cuando vimos que la Municipalidad tenía dos camiones para mudar a 300 familias", criticó.


Fuente: UH