Curuguaty: Viuda de policía asesinado pide cambio de fiscal

La viuda del agente policial, Magdalena Rodríguez, dijo que luego de que el fiscal Lucrecio Cabrera tomó el curso de las investigaciones, el caso cambió hasta el punto de querer liberar al principal sospechoso del hecho, Julio César Arzamendia, quién guarda reclusión desde el mes de septiembre del año pasado.

El procesado cuenta con antecedentes por robo agravado, reducción y transgresión de la ley de armas año 2011, tentativa de homicidio y robo agravado que data del año 2012. Además, en el tiempo en que fue aprehendido contaba con órdenes de captura por robo agravado año 2017, homicidio doloso, robo agravado y lesión grave año 2018.

Lea más: Roban y matan a un policía en Yasy Cañy

Para la mujer, existen suficientes elementos contra el investigado y cuestionó duramente al agente fiscal Cabrera, a quien consideró sospechoso de haber acordado la libertad del procesado. Comentó que el abogado Vicente Alderete Gray, defensor del procesado, tiene a su esposa como funcionaria de la Fiscalía por lo que aumenta su sospecha de algún arreglo.

Igualmente, señaló que el fiscal jamás llamó a declarar a los policías que detuvieron a Julio César Arzamendia y sostuvo que existe una prueba de que la misma arma que se habría utilizado en un acto delictivo en zona de San Pedro se habría usado para el crimen de su esposo.

"Es una vergüenza que tengamos esta clase de fiscal, yo le esperé la vez pasada en el juzgado y él no se fue" refirió.

Nota relacionada: Detienen al presunto asesino de un policía en Curuguaty

Por su parte, el agente fiscal Lucrecio Cabrera dijo que lastimosamente los elementos con que cuenta el Ministerio Público son escasos y que existen muchas pericias cuyos resultados aún no llegaron a su unidad. Por ello, mencionó que no cuenta con pruebas suficientes para sostener la acusación en un eventual juicio oral y público.

Cabrera dijo que por temor a que la viuda no logre reconocer al supuesto autor, solo presentó el pedido de sobreseimiento provisional que le mantiene atado al proceso judicial, y que el juez puede enviar el caso al superior para revisar sus actuaciones.

Además, precisó que no conoce los antecedentes del procesado. "No existen testigos presenciales, solo se cuentan con pruebas indirectas que a mi criterio no son suficientes pasa la apertura de juicio oral" concluyó el representante del Ministerio Público.

Suspensión de audiencia

El magistrado Carlos Alberto Florentín convocó a Julio César Arzamendia para la audiencia preliminar el pasado miércoles 3 de abril, pero el acto se tuvo que suspender porque la dirección de la penitenciaria de Coronel Oviedo informó que no tenía móvil para su traslado.

Esta situación obligó al juez a programar otra fecha para la audiencia preliminar que aún no se dio a conocer.

Celso Gómez Alarcón (48) falleció el 25 de mayo del año pasado, cuando estaba en su día libre y retornando a su domicilio en la ciudad de Curuguaty.


Fuente: UH