Contratar por belleza física es una práctica común en la Cámara Baja

El nombramiento de mujeres exuberantes, sin más méritos que su belleza física, es una práctica común y constante en la Cámara de Diputados y el caso de Rebeca Julian es solamente uno más de los tantos que ya fueron dados a conocer por los medios de comunicación y que generan el repudio de la gente hacia los parlamentarios.

Uno de los casos más sonados se remonta a unos años atrás, cuando la funcionaria incluso fue escrachada por la ciudadanía y echada del restaurante en donde estaba cenando.

Se trata de Alana Calvo, que ingresó como funcionaria de la Cámara Baja de la mano del ahora senador Víctor Bogado, entonces titular de Diputados. La misma hacía oficina en el despacho de la presidencia y se desempeñaba como traductora, según indicaron.

Calvo se supo mantener en la presidencia, más allá de los cambios sucesivos de los titulares de la sede parlamentaria, hasta que el año pasado, bajo el mando del diputado Pedro Alliana, se le creó una dirección denominada de Convenios, y su salario aumentó considerablemente, de G. 16.270.833 pasó a percibir G. 23.927.900.

El año pasado, una situación similar se dio con Griselda Ortega y Fiamma Benítez, ambas ex conejitas, que de la noche a la mañana pasaron a ser directora y jefa de TV Cámara, respectivamente, teniendo como principal currículo su belleza.

Otro caso es el de Laura María Salem Lugo, que con un salario de G. 6 millones acude a trabajar solamente dos veces a la semana en la Cámara Baja. Fue contratada como asesora externa.

DUPLICÓ. El hecho más reciente es el de Rebeca Julian, que ingresó como funcionaria permanente de la Cámara de Diputados sin ningún tipo de concurso y en el cargo de asesora, sin tener un título universitario.

Fue durante la presidencia del diputado cartista Pedro Alliana. Asumió con un salario de G. 3.500.000.

Ya con la presidencia de Miguel Cuevas, al parecer la funcionaria perdió el padrinazgo de la bancada cartista y fue a parar a la Comisión de Cuentas y Control, sitio en donde no duró mucho tiempo por la gran cantidad de trabajo que se realiza en el lugar, según los funcionarios de dicho órgano asesor.

De allí pasó como jefa en la Comisión de Defensa Nacional, presidida por el colorado independiente Juan Carlos Ozorio, y fue allí donde obtuvo un importante aumento salarial.

Desde febrero de este año, según los registros de la página web de la Cámara Baja, la citada funcionaria percibe mensualmente G. 7.500.000.

Intentamos conversar con el diputado Ozorio, pero no atendió las llamadas.

Esperan el dictamen para sacar confianza a Cuevas

La Secretaría General de la Cámara de Diputados remitió una nota a la Comisión de Asuntos Constitucionales, a manera de recordarle que debe dictaminar sobre el proyecto de resolución por medio del cual se retira la confianza del pleno al presidente de la Cámara Baja, el colorado Miguel Cuevas.

El pedido fue presentado por un grupo de legisladores, por la comisión de actos incompatibles con la ética parlamentaria.

"La mesa directiva de la Cámara de Diputados instruyó a la Secretaría para comunicar esta situación a vuestra comisión, atendiendo a lo establecido en el artículo 118 del reglamento", reza la nota.

El dictamen del órgano asesor es necesario para que el pleno se pueda expedir al respecto durante la sesión ordinaria de este miércoles.

Los aumentazos, los planilleros sin castigos, contratos sin concurso, son algunos de los motivos contra Cuevas.


Fuente: UH