Añetete y los riesgos del liderazgo horizontal

FUEGO AMIGO. Además de la indefinición, Añetete bulle por problemas internos. La guerra entre un sector de la bancada con el ministro de Educación, Eduardo Petta, no se ha calmado desde que en noviembre del año pasado fue destituida la viceministra Nancy Ovelar, hermana de la senadora Blanca Ovelar. Y porque "no le hace caso a los amigos", según el senador Silvio Ovelar. Ahora hay intenciones de llevarlo al banquillo de los acusados con una interpelación. Solo quienes no conocen a Petta creen que esta amenaza lo amilanará. A su juego le llamaron porque esta jugada solo pondrá en aprietos a sus detractores, empezando por el cartista Enrique Riera, quien como ministro profanó la educación con la dañina partidización, reviviendo la nefasta costumbre del pañuelo colorado alrededor del cuello y las reuniones políticas con los docentes durante la campaña presidencial de Santi Peña. Será el primero en recibir los dardos de Petta, que ya tiene una larga lista de sus nombramientos políticos. Otra que sufrirá sus denuncias, será la misma senadora Ovelar, ex ministra de Educación en la era nicanorista.

En el MEC desafían a jugar fuerte, muy seguros de sus argumentos y de sus pruebas. Petta, muy hábilmente ha convertido los cuestionamientos a su gestión (muy justificados algunos, como la crisis de los docentes jubilados) en una guerra de corrupción versus transparencia.

En un escenario más regional, la guerra en San Pedro dejó de ser una retórica para convertirse en una posición de bancada. El gobernador Carlos Giménez había calificado a Freddy D'Ecclesiis de narcodiputado porque este lo acusó de corrupción. Ahora la bancada oficialista se puso del lado del legislador. Habría que ver hasta qué punto impacta esto en el Gobierno.

LA ECONOMÍA. En un terreno más farragoso transita la reforma tributaria que ya tuvo su primer traspié. El Ministerio de Hacienda ahora pide la postergación de tres semanas más de la presentación del paquete por presión empresarial, dando señales de debilidad. El ministro Benigno López presentó una nota al Congreso argumentando que necesitan evaluar el impacto que tendrán los cambios que proponen, sobre todo, lo que se relaciona con la suba de tasas y su efecto en la desaceleración económica. En estos momentos, todos los gremios empresariales han salido a calificar de inoportuna la reforma impositiva.

LA BANCADA CLAVE. Lo único claro en el oficialismo es la decisión de pactar con el movimiento Equipo Joven de Blas Llano, que con sus 9 votos disciplinados, lo convierte en el aliado clave para el gobierno de turno. El llanismo fue el mejor socio del cartismo en 5 años y repetirá fórmula con Mario Abdo. Con el tiempo se sabrán los costos del pacto. En principio, la presidencia del Senado será para un llanista.

La agenda apremia y, en algún momento, Marito tendrá que tomar decisiones. Señalar el camino a su bancada y a sus aliados. ¿Bajará el pulgar al contralor? ¿Martínez Simón o Romero a la Corte? ¿Pedirá apoyo legislativo a su reforma impositiva? ¿Hasta dónde está dispuesto a ceder en materia económica?

Marito ha repetido mil veces que su estilo no es imponer tomando distancia del verticalismo de su antecesor, Cartes. "Tenemos una bancada con muchas individualidades, con gente con criterios, no con gente que simplemente cumple órdenes”, señala con frecuencia cuando se le pide postura.

Pero no debe confundir liderazgo horizontal con debilidad o, peor, imposibilidad. Si siguen sus silencios, otros llenarán el hueco de sus indecisiones. Más aún en Añetete, donde todos son caciques que si no se les delimita cuál fue el espíritu del movimiento que los llevó al poder, seguirán potenciando sus proyectos propios en detrimento del propio Gobierno.

Algunos ya lo están haciendo.


Fuente: UH