Advierten que el caso de la militar generaría sanciones

El pasado 26 de marzo, la Corte Suprema de Justicia ratificó la sentencia dictada por la Justicia Militar en el 2017 en contra de la teniente de fragata Carmen Quinteros, quien inició en las Fuerzas Armadas una lucha para que la dejen amamantar a su hijo.

Peralta afirmó que la Corte Interamericana es muy clara con respecto al tema de los tribunales militares, y que sólo tienen competencia cuando se afectan bienes del propio orden castrense y cuando se reclaman derechos humanos solo tiene competencia el fuero ordinario.

Según manifestó, la primera sentencia del Tribunal Militar no debió haberse dado, porque no es competente.

"No se ha tenido en cuenta desde el primer momento que si bien la Corte Interamericana en su jurisprudencia desde 1999 se ha referido al alcance y naturaleza de la justicia penal militar, no es hasta el 2014 en la sentencia del caso Rodríguez Vera y otros cuando establece expresamente "que la jurisdicción militar no es el fuero competente para investigar y, en su caso, juzgar y sancionar a los autores de alegadas vulneraciones de derechos humanos, sino que el procesamiento de los responsables corresponde siempre a la Justicia ordinaria", expresó.

Agregó que "además, ha indicado que si bien la Corte IDH es la autoridad interpretativa de las obligaciones establecidas en la Convención Americana, el deber de no juzgar violaciones de derechos humanos a través de la jurisdicción penal militar es una garantía del debido proceso que se deriva del derecho humano a las garantías judiciales (juez competente, art. 8.1 CADH), y no exclusivamente de su jurisprudencia".

Para la directora de DDHH de la Fiscalía, "la sentencia del fuero militar no se ajusta a los estándares de derechos humanos, también viola el artículo 8.1 de la Convención Americana. En consecuencia, todos los fallos posteriores corren la misma suerte", sostuvo.

Agregó que "cuando se trata de bienes que por su naturaleza no son propios del orden militar o castrense, el fuero competente es el ordinario, no el militar. Lógicamente el derecho en principio reclamado por la mujer no se funda en un bien propio del orden militar, sino en un derecho humano fundamental, la posibilidad real de amamantar".

El caso de la teniente Quinteros ha generado gran polémica y una ola de indignación de varias oenegés e incluso instituciones del Estado.


Fuente: UH