Yo defiendo a The Fenders

La rusticidad del líder terminó golpeando a toda la banda, lo cual dividió las aguas en dos frentes. Por un lado, están los que defienden a los músicos oriundos de Ciudad del Este, que conlleva en cierta medida la minimización del pensamiento de González –a fin de cuentas, tiene la libertad de expresar sus ideas; allá la Justicia verá si lo que dice amerita una pena–. Por otro lado, están los que condenan la apología al delito que hizo mínimamente el músico.

Yo defiendo a The Feners, sin embargo. Como dicen las editoriales, "la opinión del comentarista no representa el pensamiento del medio", lo bruto del vocalista no embrutece necesariamente a toda la banda. Por tanto, The Fenders está fuera de la polémica, sí fue de su vocalista el dicho, no un eslogan del grupo.

Pero repudio en todos sus términos las expresiones de Leonardo González. "Nosotros no tomamos alcohol, solamente droga", respondió a la pregunta del conductor del programa de entretenimiento El Gan Show de Latele, Sebastián Rodríguez, si habían actuado bajo los efectos del alcohol. Cuando le repreguntó el conductor: "¿Qué consumen?", su genial salida fue "Mitãkuña de 15 lo mismonte", donde se embretó solito. Tras asumir que eso "por qué va a estar mal", Rodríguez le retrucó con la siguiente pregunta: "¿Usted tiene hijas?". "Sí", dijo González, y aclaró que la menor tiene 15 años. "¿Y te va a gustar que un señor diga por tu hija de 15 años que le puede comer?", insistió el conductor y González chuleó con una evasiva, con una aceptación tácita. "¡Ah, bueno, entonces ya está disponible!", exclamó Rodríguez y el papá dijo: "Claro".

El Ministerio de la Niñez y la Adolescencia repudió los dichos del cantante y urgió al Ministerio Público a tomar medidas en el caso.

Para muchos, la reacción que generaron tan inapropiadas palabras en boca del líder de una banda que tiene su trayectoria fue exagerada, disculpando incluso a quien las dijo. Sin embargo, el 13 de enero pasado, Última Hora publicaba una cifra preocupante sobre abusos sexuales en niños, niñas y adolescentes, que llega a 2.208 denuncias recepcionadas en el 2018.

Esta cifra alarmante de seis casos por día en promedio es la expresión estadística de una realidad que la subyace, la normalización del abuso sexual en niñas y adolescentes en su gran mayoría. Una realidad que en el pasado ha tenido espacios tan aterradores como el mismísimo infierno, como la quinta Perrier y otras locaciones, donde el dictador Stroessner y sus secuaces, con total y absoluto poder –no existía en la Tierra una instancia que pudiera juzgarlos en ese momento–, abusaban sexualmente de niñas, a quienes dejaban desechas.

Por eso defiendo a The Fenders, pero repudio lo dicho por su cantante.


Fuente: UH