USD 1.000 millones o ANDE más barata es dilema

Abdo Benítez ya recibió la información de parte del Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC) sobre el problema (es el nexo de la ANDE con el Poder Ejecutivo) y solo restará ver cuál es la posición del jefe de Estado, quien ya anticipó que conformaría un equipo multidisciplinario para negociar con los brasileños.

Resulta que en el 2023 se cumplen 50 años de entrada en vigencia del Tratado de Itaipú y habilita a volver a negociar las bases financieras del emprendimiento, siendo la tarifa de venta del producto la principal prioridad de Brasil. Además, se cancelará la deuda de Itaipú con Eletrobrás, lo que hará que queden disponibles USD 2.000 millones al año, dinero que hoy se emplea para pagar el pasivo.

Si se mantiene la misma tarifa, ese dinero podría ser destinado a ambos países (USD 1.000 millones cada uno anualmente), pero los brasileños ya anunciaron que buscarán bajar los costos de la energía, puesto que esa opción les resultará más conveniente a sus consumidores, antes que el dinero adicional. Esto ya había sido advertido por el propio Jorge Samek, ex director brasileño de Itaipú.

Pero si se termina bajando la tarifa, la ANDE también se verá beneficiada, pues sus costos de adquisición se reducirán y así el usuario paraguayo terminará pagando una energía más barata. Por consiguiente, el Gobierno deberá determinar qué postura tomará a la hora de sentarse a negociar.

FONDO DE DESARROLLO. Para técnicos del sector, la mejor alternativa es mantener el precio de venta actual y ganar esos USD 1.000 millones adicionales, pero indicaron que se debe crear un fondo de desarrollo para blindar esos recursos. El Dr. Victorio Oxilia, ex presidente de la Organización Latinoamericana de Energía (Olade) y de la Facultad Politécnica de la UNA, explicó que se puede crear el Banco Nacional de Infraestructura para el Desarrollo Económico y Social (Bnides) que manejará estos nuevos recursos.

Con los recursos mencionados, se podrían financiar a una tasa de interés baja las obras de infraestructura y los proyectos de generación de energía eléctrica que están en carpeta. Además, estas iniciativas podrían beneficiar la integración eléctrica regional y consolidar al país como eje de esa integración.

Por el otro lado, si se baja la tarifa de Itaipú y no se tienen los ingresos adicionales, Paraguay debe exigir la alternativa de comercializar su energía en el mercado brasileño para conseguir rentas hidroeléctricas, apuntó.


Fuente: UH