Un gran paso en la altura

Valiosísimo resultado el que consiguió Libertad en los 3.600 metros de altura de La Paz, al igualar con el The Strongest (1-1), en el juego de ida de la segunda fase de la Copa Libertadores.

A falta de menos de 10' para el final, Adrián Martínez, quien ingresó en el complemento, en lugar de Óscar Cardozo, fue el encargado de ponerle el tubo de oxígeno al cuadro albinegro, al cual le duró poco la intensidad que mostró en el inicio de la primera etapa, en la que intentó generar situaciones jugando de contragolpe.

Con el paso de los minutos, el rendimiento de los dirigidos por Álvarez decayó considerablemente, producto de la altura, al igual que la precisión en los pases y la velocidad de algunos como jugadores como Antonio Bareiro y Rodrigo Rivero. Fue entonces cuando la figura de Martín Silva comenzó a robarse el protagonismo del partido, con magníficas intervenciones antes y después del gol de Bejarano.

El salvador. Cuando todo parecía que la caída liberteña estaba a la vuelta de la esquina, tras un rebote Álan Benítez envió el balón al área y Martínez cazó mal parada a la defensa aurinegra y definió con mucha clase para devolverle la vida y la alegría a la parcialidad albinegra.

Vuelve esta tarde
El plantel liberteño, que volvió anoche a Santa Cruz de la Sierra, donde se encuentra hospedado, retorna esta tarde al país (a las 16.00) a la espera de la revancha que será el próximo miércoles, en el Nicolás Leoz. El ganador de la serie se medirá al vencedor de Atlético Nacional y La Guaira por un lugar en el Grupo H, que lo conforman: Universidad Católica de Chile, Rosario Central y Gremio de Porto Alegre.

La figura
Martín Silva
Sus respuestas fueron trascendentales para el 1-1. Cuando Libertad tenía el marcador en contra respondió con mucha seguridad como mínimo evitando unas diez jugadas cantadas de gol.


Fuente: UH