Rodrigo Burgos da su versión y niega agresión a su ex pareja Lucía Aguilera

Rodrigo Burgos contó que fue el pasado domingo hasta la vivienda de su ex pareja Lucía Aguilera, en la ciudad de Itacurubí de la Cordillera, para ver a sus hijas y que mantuvo una discusión con la mujer; sin embargo, negó haberla agredido, como ella denuncia.

“Yo estuve ahí, pero no tuve nada que ver con la pelea. Estoy muy tranquilo. Me volvió a denunciar por una falsedad”, manifestó en una entrevista exclusiva con Radio Urbana.

Dijo que quedaron en un acuerdo con su ex pareja para ir a retirar a sus hijas e ir a saludarlas. Fue por eso que el pasado domingo se quiso despedir de las niñas, ya que tenía que regresar para el entrenamiento en su club.

Nota relacionada: Rodrigo Burgos fue denunciado nuevamente por supuesta violencia familiar

“Yo les quería saludar, les quería ver a mis hijas. Estuve ahí con ellas un rato, luego les metí, les dije que se vayan a dormir. Ahí salió Luci, nos dijimos cosas de nuestra hija, le pedí que les cuidara más, que les preste más atención, porque a las dos las veo muy mal. Ahí empezó todo”, manifestó.

Momento de la agresión

Siguió relatando que luego subió a su vehículo, del lado del acompañante, y supuestamente su ex pareja salió de la vivienda y fue a golpear el rodado; posteriormente se produjo una pelea con su pareja actual Ruth Zárate.

Lee más: Rodrigo Burgos es recluido en Tacumbú e insiste en su inocencia

“Ella (Lucía Aguilera) empezó a golpear mi parabrisas, rompió un poco. Ahí se bajó Ruth a preguntarle qué le pasaba. Ahí empezaron a los golpes ellas dos, se agarraron de los pelos”, dijo.

Posteriormente, el jugador bajó del vehículo para tratar de separarlas y ahí salió de la casa su ex cuñada Soledad Aguilera y su ex suegra Esnelda Niltos, de 70 años, quienes supuestamente empezaron a agredir a su novia.

“Soledad agarró la piedra, rompió mi parabrisas, ella le amenazó a Ruth, ella quiere que me vaya a la cárcel”, sostuvo.

Contó que las fotografías de la agresión de la que fue víctima su novia ya están a cargo del Ministerio Público y desea que se analicen circuitos cerrados del lugar para que se pueda aclarar el caso.

Negó que haya estado alcoholizado, como en un momento lo manifestó su ex pareja Lucía Aguilera, y afirmó que la denunció a ella y a su ex cuñada en la Comisaría de Itacurubí por agredir a su novia.

Por su parte, Lucía Aguilera lo denunció en la Fiscalía, por tercera vez, por el supuesto hecho de violencia familiar.

Te puede interesar: Rodrigo Burgos es sobreseído provisionalmente

Peleará por la tenencia de sus hijas

Burgos anunció que peleará para conseguir la tenencia de sus hijas y afirmó que le envía siempre dinero para ayudarlas, ya que es el único que las mantiene. Asegura que le preocupa la situación en la que se encuentran las menores.

El jugador dijo que la denuncia anterior que realizó su ex pareja en su contra lo perjudicó económicamente, en su carrera futbolística como así también sicológicamente. Ahora que está volviendo a jugar le está yendo bien, por lo que piensa que su ex pareja desea perjudicarlo nuevamente.

“A ella no le importa si a mis hijas les va mal. El único que les mantiene a mis hijas soy yo. Ella busca fundirme, verme en la cárcel y no con otra”, sostuvo.

Dijo que si una vez su ex pareja trató de “fundirlo”, lo va a querer intentar de nuevo. “Ella una vez me dijo ‘si no estás conmigo prefiero que estés en la cárcel’, uno ya se da cuenta de que no me va a dejar en paz. A ella, cuando se le ocurre, me da permiso (para ver a sus hijas), cuando yo le deposito un día o mediodía les puedo ver, después cuando a ella se le ocurre me da”, explicó.

“Quiero que todo termine y que me deje en paz. Yo les denuncié a las dos (Lucía y Soledad) por hacerme esto. Para mí nada es gratis, estoy batallando para cumplirles a mis hijas. Están ensuciando mucho mi imagen, no soy un quilombero ni farandulero para salir siempre en la tapa de diario”, lamentó.

Estuvo en prisión por violencia familiar

El jugador Rodrigo Burgos fue imputado por violencia familiar en marzo del año pasado y fue recluido en la Penitenciaría Nacional de Tacumbú.

En ese mismo mes, Burgos fue beneficiado con prisión domiciliaria al ser revocada su prisión preventiva.

El 17 de setiembre del año pasado, fue beneficiado con el sobreseimiento provisional, ya que la Fiscalía no pudo acusarlo al no reunir los elementos necesarios para un juicio oral.


Fuente: UH