Pese a las lágrimas, Bacchetta se aferra a la presidencia del Jurado

Aunque admitió que cometió un error, alegó que ya lo enmendó al apartarse del expediente de su correligionario, pero ni remotamente piensa dejar su representación ante el Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados (JEM).

Dejó en evidencia que lo que más le afectaron fueron los escraches, que presenció su nietita, ya que se quebró.

Además, hizo llegar a las distintas bancadas de la Cámara Alta una nota intentando justificarse, y mencionando que rechazó todas las denuncias contra la fiscala Lorena Ledezma, quien lleva el caso del diputado Quintana.

"Quiero pedir disculpas a la ciudadanía, a toda la gente que agredí con mis comentarios; disculpas a mi familia, a mi esposa Claudia, mis hijos, mis nietas, mis hermanos, mis sobrinos, a mis colegas y a mis compañeros del Senado y del Jurado", refirió el colorado.

"Quiero asumir mi error, porque realmente cuando escribí esas expresiones me traicionó mi corazón", dijo.

Como antecedente, mencionó que conversó con el gremio de abogados de Alto Paraná. Refirió que los mismos le hablaron de Quintana, y que se puso en su lugar y tuiteó en la madrugada.

"Nunca le había conocido a Cucho (Cabaña). Me tocaron el corazón. Se presume la inocencia hasta que se demuestre lo contrario", remarcó.

Reiteró que se equivocó, pero que supuestamente su actuación en el Jurado es otra cosa. Alegó que lo primero que hizo fue pedir disculpas incluso a la fiscala general Sandra Quiñónez.

Bacchetta asegura que no cometió ninguna ilegalidad, y no hay un juez en el mundo que no se haya equivocado.

"Me he apartado de los expedientes (…) por decoro y delicadeza", dijo.

Al ser insistido si podría renunciar al Jurado o a la presidencia de citado órgano, respondió que iba a convocar a todos los gremios. "Voy a hablar conmigo mismo", señaló y pidió tiempo.

"No soy un ladrón", sentenció cuando se quebró, y que supuestamente no extorsiona como lo hacen otros.

Sostuvo que los escraches son violentos, ya que tiran huevos y piedras, pero desafió a que le sigan "triturando".

Refirió que dio la orden para que ninguno de sus adherentes haga nada en contra de los escrachadores.

"Les puedo asegurar que no he cometido ningún hecho punible", indicó. "Juzguenme como quieran", manifestó ante los periodistas.

Embed


Fuente: UH