Parte rumbo a la Luna nave espacial israelí

A la hora prevista, las 20.45 (01.45 GMT de este viernes), el Falcon 9 despegó desde el Complejo 40 de Cabo Cañaveral, en la costa del centro de Florida, con “Bereshit” en su interior, un módulo que pesa apenas 585 kilos, mide 1,5 metros aproximadamente y ha costado USD 100 millones (88,1 millones de euros).

El cohete de SpaceX, que tres minutos después de despegar pasó a la segunda fase, carga además el satélite Nusantara Satu y un laboratorio de investigación de la Fuerza Aérea de EEUU.

Tras un despegue sin imprevistos, a una velocidad de unos 36.000 kilómetros por hora, el Falcon 9 prosiguió en la prevista órbita geoestacionaria, en el que empezará un viaje de alrededor de siete semanas orbitando alrededor de la Tierra hasta alcanzar la velocidad necesaria para alcanzar la luna.

Lea más: China, el primero en alunizar en la cara oculta de la Luna

Una parte del Falcon 9 retornó unos diez minutos después del despegue a una plataforma colocada en el Océano Atlántico para ser reutilizado.

El que transporta a “Bereshit” (Génesis, en hebreo) es el primer viaje espacial sufragado enteramente por donaciones privadas y dedicado a fines educativos.

SpaceIL, una entidad privada y sin fines de lucro está a cargo del proyecto junto al grupo empresarial Industria Aeroespacial de Israel (IAI).

El módulo está equipado con cámaras, sensores magnéticos y transmisores que enviarán la información a la Tierra, y será impulsado por un cohete Falcon 9 de la empresa SpaceX, fundada por Elon Musk, que nunca antes ha participado en un lanzamiento de una nave o módulo que tenga como destino la Luna.

La nave lleva una cápsula del tiempo con archivos digitales del tamaño de una moneda, una Torá (Pentateuco, los primeros cinco libros de la Biblia), dibujos hechos por escolares israelíes, una copia del himno nacional y una bandera de Israel, así como literatura, fotos y canciones israelíes.

“Lo que hace esta misión única es que Israel es un país pequeño, tan pequeño como Nueva Jersey y es la primera vez que un país tan pequeño busca alcanzar la Luna y aterrizar seguros”, dijo Yigal Harel, cabeza del Programa Espacial de SpaceIL, en una rueda de prensa previa al despegue ofrecida en Orlando.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, también celebró el exitoso lanzamiento y lo calificó como “un momento de gran orgullo” y lo consideró “un gran paso para Israel” y su tecnología.

Fuente: EFE


Fuente: UH