Obras inconclusas y judicializadas también marcan nuevo año escolar

En la escuela Santa Teresa de Ávila, ubicada en uno de los rincones de Fernando de la Mora, la administración del ex intendente colorado Édgar Quintana dejó una obra a medio construir, con los muros levantados de lo que debía ser el sector para el tercer ciclo del centro educativo.

Lesión de confianza por más de G. 98 millones es lo que enfrenta hoy a Quintana con la Justicia.

La Fiscalía investiga los antecedentes de la supuesta empresa contratada, que aparentemente no está registrada como tal por el Estado.

La construcción comenzó en el 2013. Casi seis años después, la directora del local, Myrian Doldán de Benítez, lamenta que no se pueda construir un sitio mejor para los alumnos.

"Hace años que estamos en la precariedad; hoy mejor luego de tantos reclamos", relata la educadora.

Es que los dos bloques en los que se cimienta el centro escolar actualmente, fueron financiados anteriormente con recursos de compañías privadas locales.

"Si algo se construye en el mismo lugar, lo mejor sería demoler lo que se hizo y empezar de cero. Ya vinieron en varias ocasiones desde el Ministerio de Educación a mirar esto", cuenta la directora.

Además, el ingreso a la escuela, que recibe a casi 200 chicos a diario, está cubierto de barro y basura, puesto que comparte terreno con una plaza que tiene un gran pastizal.

En Lambaré. La escuela Ava Mba'e de esta localidad también tiene una obra parada, pero debido a una puja entre la empresa adjudicada y la Intendencia, que le rescindió el contrato firmado por G. 930 millones a principios del año pasado. La empresa privada es RNV Hierros SA, que se encargaba también del colegio Cerro Corá, actualmente en la misma situación.

El intendente del distrito, Armando Gómez, aseguró que en reiteradas ocasiones se intimó a la empresa a mejorar las obras. Supuestamente, utilizaban material de "tercera calidad". El caso está igualmente en la Justicia.

El ex intendente colorado Roberto Cárdenas está imputado también por supuestamente malversar recursos del Fonacide, luego de que cayó sobre unos estudiantes un aula recién levantada en el Colegio Nacional de Lambaré en el 2015.

Al día de hoy, los alumnos siguen aguardando mejoras edilicias. "En todo esto los alumnos nomás son los perjudicados siempre", lamentó la directora Carina Fernández.

500 escuelas están hoy en emergencia debido al riesgo de derrumbe, de acuerdo al informe preliminar del MEC.

65 por ciento de las escuelas están en mal estado, con aulas, sanitarios, bibliotecas y mobiliario con necesidades de arreglo.

1.500.000 alumnos son los que iniciaron las clases en escuelas y colegios públicos del territorio nacional el jueves 21.

Cuando hay casos de este tipo, con obras abandonadas, los más afectados siempre son los alumnos. Carina Fernández, directora de Ava Mba'e

Si es que el Municipio o el MEC van a construir, es mejor empezar de nuevo la obra que se abandonó. Myrian Doldán, directora de Santa Teresa.


Fuente: UH