Novel presidente

Es que José Raúl Torres Kirmser, que este año se jubila, Miryam Peña y Luis María Benítez Riera ya están en el Consejo de Superintendencia, por lo que no son elegibles. A estos se suma Antonio Fretes, quien en la sesión pasada declinó su candidatura.

Quedan así como candidatos dos antiguos, Gladys Bareiro de Módica y César Garay Zuccolillo, y dos nuevos, Eugenio Jiménez y Manuel Ramírez Candia.

A principios de mes, en los pasillos de tribunales, se escuchaba que Fretes iba a ser el elegido. No obstante, unos 18 gremios de abogados pidieron por nota que uno de los nuevos ministros sea designado para el cargo.

Se sumó después la candidatura de Bareiro, quien –también según fuentes– tenía apoyo externo. El otro que se sumó fue Jiménez, para algunos con mayor posibilidad, porque dio un aire nuevo al máximo tribunal.

El tira y afloja fue duro, con lo que se retrasó la elección. Eso hizo que uno declinara su postulación. Así, por primera vez en años, aún no se eligió presidente a esta altura del mes. Por lo general, a mediados de febrero ya había uno. Incluso, tenía un periodo de transición entre el anterior y el nuevo titular.

El que sea designado –por voto secreto, según la ley– tendrá numerosos desafíos. La alta morosidad judicial, que llevan a la corrupción y produce desconfianza de la ciudadanía. Problemas de infraestructura en juzgados cercanos a la capital, Lambaré, Fernando de la Mora y los juzgados de Paz, por ejemplo. El retraso de la implementación del expediente digital.

También la falta de insumos tales como impresoras, tintas y hojas, que según varios actuarios, deben ser adquiridos de su propio peculio.

Se suman pedidos de mejoras salariales de magistrados que amenazaron con protestas, a más de actuarios y funcionarios que reclaman más remuneración.

En charla con jueces y camaristas, los ministros Jiménez y Ramírez habían dicho que se debía revisar cómo se invierte el dinero. Apuntaron a no construir tantos palacios de justicia y mejorar juzgados.

El nuevo titular de la Corte tendrá mayor exposición mediática ya que desde fines del año pasado, las sesiones del pleno son transmitidas en vivo. Esto será mayor porque la Conatel ya concedió un canal de aire y una frecuencia radial al Poder Judicial.

Pero, lo más importante para el novel presidente será librarse de la ingerencia de los miembros de otros poderes del Estado. Debe tener esa independencia que necesita para desempeñar el papel que le corresponde en la conducción de los destinos del país.


Fuente: UH