Las víctimas piden al Papa acciones ante la pandemia de los abusos

La reunión de obispos de todo el mundo convocada por el papa Francisco para atajar los abusos sexuales a menores debe derivar en acciones concretas, según reclamaron ayer algunas víctimas tras una reunión con los organizadores.

La Iglesia de Francisco se prepara ya para celebrar una esperada reunión sobre la lacra de la pederastia en la que, desde hoy y hasta el domingo, participarán 190 jerarcas católicos, entre ellos 114 presidentes de las conferencias episcopales de todo el mundo. La víspera fue el turno de las víctimas y el investigador del Papa y arzobispo de Malta, Charles Scicluna, recibió a un total de 11 supervivientes de abusos sexuales y al periodista peruano que destapó el escándalo del Sodalicio, Pedro Salinas. Se reunieron en el Instituto Agustiniano, junto a la columnata de San Pedro, durante algo más de dos horas, en un clima cordial pero a veces tenso, según relataron a su salida ante una multitud de periodistas, muchos enviados a Roma para cubrir esta cumbre.

Uno de los integrantes del grupo de víctimas era el español Miguel Hurtado, quien denunció los abusos que sufrió por parte de un monje del monasterio catalán de Montserrat y su encubrimiento y que salió de la reunión decepcionado por la falta de concreción. "Fue una reunión honesta, pero me voy decepcionado, porque no me presentaron un proyecto concreto para luchar con esta pandemia global", lamentó, visiblemente irritado. Hurtado, de 36 años, reconoció que, en cualquier caso, la Iglesia les ha escuchado y que durante el encuentro, dijo, "las víctimas no nos mordimos la lengua".

"Se acabó el tiempo de las palabras, es hora de acciones contundentes", señaló, para después reclamar un plan de acción global, creíble, con calendario, y medidas específicas con un régimen sancionador para los obispos que no lo cumplan. "Hacen falta cambios, como extender los plazos de prescripción en los delitos de pederastia, reformar la ley canónica para eliminar el secreto pontificio y establecer la tolerancia cero para todo el mundo: si tocas a un niño una vez, te vas a la calle", detalló.

Otra de las víctimas fue el chileno Juan Carlos Cruz, uno de los denunciantes del cura Fernando Karadima y quien, más comedidamente, pidió a los obispos de la cumbre que obedezcan al Pontífice argentino. "Es muy importante que los obispos apliquen las leyes que ya existen, y que están muy claras, pero que no lo hacen", refirió el chileno, a quien el Vaticano encargó formar este grupo de víctimas.

Embed

Dos cardenales denuncian "una agenda homosexual"
Dos cardenales ultraconservadores denunciaron ayer "la plaga de la agenda homosexual" que azota a la Iglesia e instaron a los obispos de todo el mundo convocados ayer por el Papa al Vaticano a combatir ese fenómeno. "La plaga de la agenda homosexual se ha extendido dentro de la Iglesia, fomentada por redes organizadas y protegida por un clima de complicidad y silencio", denunciaron los dos cardenales, el estadounidense Raymond Burke y el alemán Walter Brandmüller. La denuncia fue hecha la víspera de que se inaugure en el Vaticano una cumbre excepcional de tres días con los presidentes de las 114 conferencias episcopales de todo el mundo para combatir la pederastia dentro de la Iglesia.


Fuente: UH