La comunidad de Katueté despidió ayer a Mía Soledad

Pese a que científicamente no fue confirmado que los restos encontrados en Katueté pertenecen a la niña Mía Soledad Mendoza, la Fiscalía dispuso la entrega de lo poco que se había encontrado a sus familiares, que en la víspera le dieron el último adiós en la lejana localidad de Canindeyú.

Casi toda la comunidad de Katueté llegó hasta el cementerio local para orar por el eterno descanso de la niña que aún no había cumplido un año de edad.

Los padres de la menor, Roberto Carlos Mendoza y Elva Maricel Steinger lloraron en todo momento ante la tumba de la niña, sin querer despegarse del lugar donde depositaron los restos.

Entre lágrimas, toda la comunidad pidió justicia por tan cruel crimen que conmovió a la ciudad de Katueté.

Los restos de su niñera Mabel Blanca González también fueron entregados a sus familiares.


Fuente: UH