La ayuda humanitaria pone bajo presión a la dictadura de Maduro

Donde sea que se ponga el oído en la frontera entre Venezuela y Colombia se escucha un comentario sobre la ayuda humanitaria. En la víspera del eventual ingreso de estas donaciones al país gobernado por Nicolás Maduro abundan las especulaciones en esta tierra climática y políticamente caliente.

En los puentes que comunican estas naciones la expectativa de los transeúntes se traduce en una redundancia fatalista o romántica, depende de a quién se escuche, pero siempre barnizada por la jocosidad de estos ciudadanos que se mueven como iguales de un país a otro.

Esta semana aumentó el número de agentes policiales, militares, del Servicio de Inteligencia o encapuchados que vigilan el paso de vehículos en varios puntos y que recorren zonas a bordo de tanquetas y convoys o se pasean en motocicleta con armas de guerra en las manos.

La expectativa en esta parte de la frontera se exacerbó ante el inminente arribo a la zona del jefe del Parlamento venezolano, Juan Guaidó.

CULPARÁN A MILITARES. EEUU responsabilizará a las Fuerzas Armadas de Venezuela si el intento de ingresar la ayuda humanitaria en Venezuela a partir de hoy resulta en un derramamiento de sangre, y podría reaccionar con sanciones o repercusiones para sus familiares en el extranjero si eso ocurre.

"Seguimos confiados en que las Fuerzas Armadas no solamente van a acudir al llamado de Juan Guaidó, pero (además) el mundo va a estar mirando muy de cerca, y tienen la oportunidad de tomar una decisión", afirmó un funcionario, que pidió el anonimato.

Por otro lado, los miembros del Parlamento de Curazao, están molestos por la decisión de ese Estado europeo de convertirlo en un centro de ayuda humanitaria para Venezuela, según información recogida en medios locales.

La prensa de Curazao destaca que el malestar se centra en el ministro de Asuntos Exteriores de los Países Bajos, Stef Blok, quien recientemente anunció que la isla se convertirá en un centro de ayuda humanitaria para Venezuela.

Fuerte puja con dos conciertos en la frontera con Colombia
El multitudinario concierto Venezuela Aid Live, organizado por el británico Richard Branson como antesala al anunciado ingreso de ayuda humanitaria a ese país, concluyó en Cúcuta tras la presentación de decenas de cantantes de lengua hispana. Ante más de 300.000 personas, según cálculos de los organizadores, participaron el reguetonero colombiano Maluma, la mexicana Paulina Rubio, el español Alejandro Sanz, los venezolanos Chino y Nacho, entre otros artistas. Entretanto, al otro lado del puente, comenzó el concierto organizado por el Gobierno del presidente Maduro, “Hands off Venezuela” (Manos fuera de Venezuela), en un lugar fuertemente custodiado por efectivos militares.


Fuente: UH