Indignados denuncian agresión de seguidores del intendente de Concepción

Los pobladores indignados denunciaron que, supuestamente, el intendente de Concepción, Alejandro Urbieta, formó un equipo violento de “antiescrachadores”. Este grupo estaría integrado por funcionarios municipales y ciudadanos barriales.

De acuerdo a la denuncia, en la noche del viernes, se registraron agresiones durante la movilización de las personas que piden la renuncia del jefe comunal.

Los denominados “antiescrachadores” habrían perseguido a los líderes de ciudadanos indignados y golpearon a uno de ellos, ante la inacción policial. También habrían destruido el equipo de sonido de los manifestantes.

Lee más: Escraches en paralelo reclaman por la renuncia del intendente de Concepción

"Los hurreros de Tati retiraron a la fuerza el motocarro de sonido, destruyeron el equipo y golpearon al abogado José Samaniego, frente a los agentes policiales que no se atinaron a actuar", según explicó, Zulma Mora, una de las indignadas.

"Lamentablemente, la Policía no resguarda a los ciudadanos indignados, es evidente que responde a las órdenes del clan Urbieta, que lidera Hugo Urbieta, padre del intendente Alejandro Urbieta y el diputado Luis Urbieta", señaló Digna Ortiz, otra manifestante.

Nota relacionada: En Concepción, se intensifican los escraches y se registran incidentes

Según ellos, la Policía Nacional actúa rápido si se trata de denuncia de parte del intendente y su entorno, sin embargo, ellos son violentados frente a los uniformados y no se toman acciones.

La violencia sube de tono cada noche y los manifestantes ya no tienen la garantía constitucional de seguir en las calles.

Te puede interesar: Enfrentamiento entre policías y manifestantes deja heridos en Concepción

Los pobladores de Concepción se manifiestan hace 124 días para exigir la renuncia del intendente Tati Urbieta, quien está imputado por lesión de confianza, apropiación y desacato.

El jefe comunal cuenta con varias denuncias en su contra, una de ellas relacionada con la supuesta venta fraudulenta del Puerto Municipal a la firma TLP SA (Terminales y Logística Portuaria SA), un inmueble de 6,2 hectáreas enajenado por USD 700.000.


Fuente: UH