Gatillo fácil: Suboficial confiesa en juicio que disparó a Richard Pereira

A casi tres años de haber recibido el disparo que lo dejó parapléjico, el joven Richard Pereira va transitando de a poco el final de un sufrido recorrido por ver justicia en su caso, conocido también como gatillo fácil.

Aún sorprendido, su padre, Richard Ramón Pereira, comentó a NoticiasPy que el suboficial Johnie Orihuela confesó, durante el juicio, haber efectuado el disparo.

"Orihuela dijo que él fue el que disparó y que luego puso el arma en la mano de mi hijo para que dispare y salga positivo en la prueba de nitrito y nitrato. También confesó que le plantó marihuana", contó Pereira.

Según declaraciones del padre, el uniformado dijo al tribunal que, supuestamente, el tiro no fue intencional y que se le habría escapado tras un forcejeo. Esta última parte, de acuerdo con lo dicho por Pereira, es lo único que no va en concordancia con su hipótesis.

Lea más: Por cuarta vez, intentarán hacer juicio a policías acusados por gatillo fácil

"En realidad mi hijo no forcejeó, ellos lo tiraron al suelo y lo dispararon. Orihuela dijo que todo lo hizo por susto y que lo vio en una película, parecía un chiste", relató.

Con relación a la presunta implicancia del comisario Jorge Ignacio Zárate Barreto, dijo que el suboficial trató de evadir responder las preguntas alegando que “no recordaba”.

El juicio será retomado este martes, a las 8.30, ocasión en la prestará declaración el comisario Zárate.

Johnie Orihuela está acusado por tentativa de homicidio doloso en calidad de autor, con pena de hasta 25 años de prisión; y en calidad de coautor por los hechos de persecución de inocente, con una expectativa de pena de 10 años; y simulación de hecho punible, con hasta tres años de cárcel.

Nota relacionada: Gatillo fácil: Familia de Richard Pereira no descansará hasta conseguir justicia

Por su parte, Jorge Zárate está acusado por persecución de inocentes, simulación de un hecho punible, denuncia falsa, inducción a un subordinado a cometer un hecho punible, frustración de la persecución y ejecución penal.

Antecedentes

Según el relato de la víctima, él se dirigía a su casa cuando lo comenzó a seguir una patrullera. Poco tiempo después, fue interceptado en las calles 24ª Proyectada y Pa’i Pérez, en el barrio Roberto L. Petit de Asunción.

Conforme a las investigaciones sobre el caso, Richard Pereira bajó de su vehículo, luego Orihuela lo tiró al suelo y le disparó en la nuca. El procedimiento policial fue captado por cámaras de circuito cerrado.


Fuente: UH