Fiscalía levanta 50 vainillas servidas tras disparos de policías a transporte escolar

El Ministerio Público prosigue con la pesquisa para aclarar el procedimiento realizado en la tarde del lunes por policías vestidos de civiles y a bordo de un automóvil particular. Los primeros datos revelaron que los uniformados ya habían entregado su guardia alrededor de las 12.00 de ese día.

La fiscala Mirtha Ortiz comentó a radio Monumental 1080 AM que los efectivos involucrados no supieron explicar por qué seguían en servicio. "Ellos ya habían entregado su guardia alrededor del mediodía", recalcó.

Lea más: Apartan a policías que balearon transporte escolar e hirieron a niñas

Los agentes policiales del Departamento de Investigación de Delitos de la Brigada Central estaban investigando el robo de otro vehículo, cuando abrieron fuego contra una camioneta Toyota Noah, que funciona como transporte escolar y que diariamente traslada a un grupo de niños en el horario de la tarde.

Nota relacionada: Detienen a dos policías sospechosos de disparar y herir a una niña en Areguá

Dos mujeres y tres pequeñas de 7, 8 y 11 años eran las únicas ocupantes del móvil escolar Mis Niños. El hecho se desarrolló alrededor de las 18.00 cuando Norma Beatriz Velázquez se disponía a dejar a la última pasajera.

Los agentes policiales iban a bordo de un automóvil de la marca Toyota Auris, color plateado, y, supuestamente, estaban investigando el robo de otro vehículo, con características similares al rodado de la mujer.

Velázquez se alertó cuando las balas comenzaron a impactar contra su rodado e intentó huir del lugar; sin embargo, poco después uno de los proyectiles impactó en una de las ruedas, por lo que detuvo la marcha de su camioneta.

Como resultado del procedimiento, dos niñas quedaron heridas. Una menor de 8 años acusó dos disparos en las piernas y uno en la muñeca, y otra de 11, un refilón en el dedo.

Los peritos del Ministerio Público recabaron del sitio un total de 50 vainillas servidas, de las cuales siete impactaron contra el móvil escolar.

“Fue un error”

El comandante de la Policía Nacional, Gregorio Walter Vázquez, admitió que el hecho fue "un error de procedimiento del personal” y que no se encubrirá al o a los responsables. Confirmó que todos fueron apartados, sumariados y puestos a disposición de la Justicia.

Tras el hecho, quedaron detenidos el oficial inspector Néstor Gerardo Vázquez Guerrero, de 33 años, y el suboficial 2º Jorge Manuel Cañiza, de 27 años. Los otros implicados son Cristian Llanes Servín, Marcial Flores Gauto y Mario Luis Fariña Echeverría.


Fuente: UH