El cine recuerda al célebre monstruo Boris Karloff a los 50 años de su muerte

El contraste entre los rasgos siniestros de Boris Karloff y sus modales de caballero inglés encandilaron al público y le abrieron la puerta para protagonizar algunas de las cintas clave de ese género.

Nacido bajo el nombre de William Henry Pratt en el sur de Londres, a los 22 años abandonó sus estudios en el King’s College, con los que se preparaba para entrar en el servicio consular, y emigró a Canadá, primero, y a Estados Unidos, después, para probar suerte en la naciente industria del cine.

Hijo de un diplomático británico y una madre india, pasó más de diez años compaginando papeles secundarios en películas mudas, en las que solía interpretar a personajes de origen asiático, con trabajos en la construcción para ganarse la vida.

Fue estrella con Frankenstein

Se consolidó como actor habitual en el Hollywood de la década de 1920 y encontró finalmente el papel que le convirtió en una estrella en 1931, en su película número 81, “Frankenstein”, dirigida por James Whale.

La estética que creó para Karloff el artista de maquillaje Jack Pierce se convirtió a partir de entonces en una característica inseparable del personaje de Frankenstein que había imaginado la novelista Mary Shelley en 1818.

La abultada frente del monstruo, su figura ancha y desgarbada, y sus enormes zapatos de plataforma -pesaban más de cinco kilos cada uno- se han repetido en casi todas las versiones de Frankenstein posteriores.

El éxito de “Frankenstein” se repitió un año después con la interpretación de Imhotep en la cinta “The Mummy”, de Karl Freund.

Karloff, de quien sus compañeros subrayaban su férreo compromiso con el trabajo, filmó en las décadas siguientes cintas clave del género como “The Walking Dead” (1936), “The Man They Could Not Hang” (1939), “Son of Frankenstein” (1939), “Isle of the Dead” (1945), “Black Sabbath” (1963) y “The Raven” (1963).

El mismo actor reconocía que su carrera le había llevado a repetir una y otra vez personajes cortados por el mismo patrón, habitualmente monstruos y criaturas perversas.

“Cuando logras ser conocido por un tipo de papel, si no estás en exceso restringido, creo que tienes bastante suerte, se convierte en tu marca personal”, reflexionaba el actor en una entrevista con la BBC en 1963, durante la promoción de “Black Sabbath”.

Karloff defendía asimismo que el cine de terror no era necesariamente una mala influencia para los espectadores más jóvenes.

“Cuando di vida al monstruo (Frankenstein), en todas las cartas que recibí de jóvenes, más allá de las que solo pedían una fotografía, expresaban una enorme compasión por él”, describía el actor.

Su carrera fue ascendiendo

El ascenso a la fama de Karloff coincidió con el del húngaro Bela Lugosi, responsable de una de las primeras representaciones cinematográficas del Conde Drácula, en la cinta que filmó Tod Browning en 1931.

Tras un primer estallido de éxito de ambos, la carrera del Karloff continuó ascendiendo, mientras que, sin embargo, la de Lugosi se quedó atascada en papeles secundarios, a la sombra del intérprete de “Frankenstein”.

La fama del actor inglés le ha sobrevivido.

Sara Karloff, su hija, ha continuado durante años tras su muerte acudiendo a reuniones de aficionados al terror, ofreciendo charlas y tratando de extender el legado de su padre.

La vida personal del actor, que continuó utilizando el nombre de William Henry Pratt en todos los documentos oficiales hasta su muerte, está plagada de anécdotas en las que su imagen siniestra en la pantalla contrasta con su carácter afable fuera de ella.

Visitaba a niños enfermos en hospitales

Entre esas historias, sus biografías destacan que Karloff se disfrazaba cada navidad para visitar a los niños ingresados en un hospital de Baltimore (Estados Unidos), pero no se vestía de Frankenstein ni de otro monstruo terrorífico, sino que adoptaba la bondadosa imagen de Santa Claus.

Fuente: EFE


Fuente: UH