Barrios de Asunción, minados de chatarras con potenciales criaderos

En los corralones de la Policía Municipal de Tránsito (PMT) se tienen al menos unos 700 automóviles y motocicletas oxidados que desde hace décadas se encuentran depositados en esos lugares, sin que se pueda encontrar una fórmula para deshacerse de ellos.

Asimismo, arterias adyacentes a comisarías albergan gran cantidad de rodados chocados que estuvieron involucrados en accidentes y cuyos casos, al estar judicializados, impiden a los responsables de estas unidades policiales a disponer de los mismos para el despeje de la capa asfáltica en la que se encuentran.

Cada semana, distintos concejales denuncian este tipo de situaciones en distintas direcciones de la ciudad a través de minutas y solicitan su inmediato retiro, ya sea por obstruir el tráfico, servir para arrojar de manera irregular basura o contribuir a la presencia de molestosos y peligrosos insectos.

Una de ellas fue presentada por el edil Antonio Gaona sobre las máquinas en pésimo estado estacionadas en Nuestra Señora de la Asunción y Jejuí, en cercanías de la Comisaría Tercera; o la denuncia de la concejala Fabiana de Sánchez sobre un auto abandonado en Fernando Oca del Valle entre Josefina Plá y Capitán Boriff Dedoff, por citar algunas.

RESPUESTA. El director de la PMT de la capital, Óscar Leguizamón, señaló que actualmente están en tratativas de alquilar un predio para depositar bajo un tinglado las chatarras que hoy se tienen en los corralones y seguir apilando otras que sean sacados de las calles.

Mencionó que en la Base Operacional N° 1, en 14 de Mayo y Playa, recuperaron un depósito de 80 metros cuadrados que estaba ocupado por una guardería y que servirá también para este objetivo. "Queremos extender su terreno hacia el río de manera a que podamos amontonar ahí los vehículos oxidados que vayamos a sacar de la vía pública. Estamos pidiendo ayuda al ministro Joaquín Roa, de la Secretaría de Emergencia Nacional (SEN), para que nos ceda bolsas de polietileno para cubrir esas chatarras, de manera a que las mismas no sean reservorios de larvas", precisó.

Expresó que el primer paso es notificar a los dueños de estos autos en desuso, se les da un plazo de ocho días para sacarlos de las calles, y de no hacerlo, se procede con uso de grúa y se les aplica una multa de G. 568.764 (siete jornales).

Puntualizó que está en los planes la compra de una destructora de chatarras.


Fuente: UH