Abuelo del joven fugado de Tacumbú pide a su nieto que se entregue

Agustín Reyes, abuelo de Gustavo Ángel Reyes Fernández, de 20 años, quien escapó de Tacumbú, manifestó llorando que espera que su nieto vuelva y se presente nuevamente ante la justicia.

El hombre comentó en una comunicación con Monumental 1080 AM que su nieto conversó con su padre momentos después de fugarse; le dijo que se encontraba fuera de su casa y que estaba bien.

Reyes señaló que justo ese día se encontraban volviendo del Palacio de Justicia en compañía de su hijo-padre del recluso-, porque fueron para a un nuevo abogado para el caso de su nieto. Mencionó, incluso, que estaba gestionando un préstamo de G. 50 millones para sostener los gastos que conllevan un proceso judicial.

"Mi hijo se fue hasta la casa y yo me fui hasta Tacumbú; entre llorando a hablar con el jefe de seguridad a decirle que mi nieto me llamo desde afuera. Ellos ni siquiera sabían lo que pasaba ahí adentro, yo llegué con la noticia", mencionó.

Lea más: Recluso se fugó de Tacumbú y dejó a su amigo en su lugar

Precisó que desde las 13.30 de este jueves ya no tuvieron contacto con el joven, pero que esta mañana recibieron otra llamada.

"Hoy le llamó a su papá desde San Antonio, supuestamente agarró un taxi y se fue hasta ahí, pero no le dijo que se va presentar", aclaró.

El pasado 4 de enero, Gustavo Ángel y sus hermanos Gustavo Adolfo (20) y Francisco Fabián Reyes Fernández (22) fueron detenidos por la Policía Nacional, en el barrio San Rafael, de la ciudad de Lambaré, en el Departamento Central.

Los hermanos fueron sindicados como los asaltantes de un minimercado Biggie ubicado en Asunción, en víspera de la Navidad, y de otro de la misma cadena situado en Lambaré.

Al respecto, el abuelo sostuvo que los otros hermanos de Gustavo son inocentes. Refirió que ambos jóvenes se preparaban para ir a trabajar cuando realizaron un allanamiento en su vivienda en búsqueda de Gustavo y finalmente resultaron aprehendidos.

El abuelo refirió que estaba gestionando una gran suma de dinero para pelear la libertad de los que están, a su consideración, de forma injusta en Tacumbú y mencionó que casualmente el domingo pasado se reunió con los tres hermanos donde les alentó a saber sobrellevar la situación.

"El domingo le hable a Gustavo y le dije que tenía que aguantar mucho porque su caso es serio. Le dije que vamos a pelear por sus hermanos inocentes y después por él. Él estaba deprimido y le decía a sus hermanos que se iba a suicidar", relató.

Finalmente, el hombre se pronunció hacia su nieto y le pidió que se entregue. "Quiero decirle que se presente, que le salve a sus hermanos inocentes, nosotros estamos llorando y estamos destrozados", exclamó.

El caso

Gustavo Ángel Reyes Fernández, de 20 años, logró fugarse de Tacumbú con el carnet de visitante de su vecino y amigo Nelson Iván Palma Álvarez, de la misma edad, para escapar por el portón principal.

Las autoridades se percataron del hecho cuando Palma pretendía retirarse del penal. Los guardias le pidieron que entregue la tarjeta de visita y ahí contó que le prestó a su amigo, quien huyó dejándolo a él tras las rejas.

Nota relacionada: Amigo de reo que se fugó de Tacumbú niega haber colaborado en escape

Nelson Palma dijo que no tuvo nada que ver con la fuga de su amigo y que desconoce el paradero de su amigo. El joven se encuentra recluido recluido en la Comisaría 4ª Metropolitana, a disposición del Ministerio Público.


Fuente: UH