Una niña paraguaya de 12 años era explotada sexualmente en Brasil

El ministro de Asuntos Consulares, Juan Ignacio Livieres, indicó anoche a Última Hora que la niña se encuentra resguardada por las autoridades brasileñas y diariamente funcionarios del Consulado paraguayo en São Paulo visitan a la víctima.

La niña logró ser rescatada de la esclavitud en que vivía gracias a una denuncia anónima de los vecinos que indicaron la llamativa situación de la menor de edad, quien no salía de la vivienda nunca.

Los investigadores de la Policía Civil de São Paulo dieron detalles del caso, indicando que hace aproximadamente tres meses que la víctima estaba viviendo en la pensión.

PRESA. Valerio Antonio Acosta tiene una oficina de costura dentro de una pensión, donde también reside y donde mantenía encerrada, como en una cárcel privada, a la pequeña. Aunque hay sospechas de que el mismo habría comprado a la niña y llevado al Brasil para explotarla sexualmente, él alega que tenía el permiso de los padres.

"Dice él que tiene una autorización de la madre para traer a la niña al Brasil para trabajar en la oficina de costura, pero eso no es verdad. Él trajo a esa niña para que durante el día realice servicios domésticos en la casa, como lavar, repasar y cocinar, y por las noches le servía como mujer", indicó el delegado de la Policía Civil de São Paulo, Paulo César Da Costa, al canal Record TV.

Cuando la niña llegó a São Paulo, Acosta le había dicho a sus vecinos que la pequeña era su hija, comentaron los vecinos al canal de televisión brasileña y a la Policía Civil, pero la llamativa relación entre ambos, y la nula aparición pública de la niña llamaron la atención, iniciándose la investigación.

Allí descubrieron que la niña paraguaya de 12 años de edad estaba privada de libertad, presa, esclavizada y sometida a tareas domésticas y sexuales.

"La niña era impedida de salir de la casa y mantener cualquier relacionamiento con personas extrañas", alegó el delegado de la Policía Civil de São Paulo.

En cuanto al proceso penal que soporta Valerio Antonio Acosta, indicaron que el mismo está privado de libertad e investigado por los hechos de encarcelamiento privado, abuso sexual contra menor y tráfico de personas, como lo tipifica la Justicia del Brasil.

INVESTIGACIÓN. El ministro Livieres explicó que el Ministerio de la Niñez y la Adolescencia ya fue informado y se tomó intervención para ayudar a la niña paraguaya, asistida en São Paulo.

Del mismo modo, indicó que el Ministerio Público de nuestro país también tomó contacto con sus pares del Brasil en el marco de la investigación que se abrió en el vecino país.

Según informes de Record TV, Acosta está casado en Paraguay hace cuatro años y tiene una familia.

Por otra parte, las autoridades nacionales en materia de niñez están indagando con el fin de dar con la familia de la menor de edad, y se está expectante si la niña es traída a Paraguay nuevamente.


Fuente: UH