“Sería muy triste que se sancione a Paraguay por unos secuestradores”

Latorre explicó que es el único testigo aceptado por la Corte IDH, por parte del Gobierno y fue convocado para el 6 de febrero.

Dijo que esta situación es lo que genera preocupación en el Gobierno.

"Existe temor desde el Gobierno porque es obvio lo que ocurre. Si uno ofrece testigos y de los 31 testigos solo admiten uno, y excluyen a los más importantes. Yo puedo hablar del caso del secuestro de la señora de Debernardi, pero quienes realmente deberían declarar y dar su testimonio, su vivencia personal, son los fiscales que intervinieron en la causa, en la investigación del supuesto secuestro y tortura de Arrom y Martí", remarcó.

Señaló asimismo que también fue excluido el médico forense, que pretendió examinar a Arrom y Martí en su momento, pero que no permitieron. "Hay muchas cosas que tienen que ser dichas, pero que en este momento con la decisión de la Corte el Paraguay estaría limitado para introducir eso, por declaraciones que permitan las preguntas ampliatorias de los representantes del Estado", lamentó Latorre.

Arrom y Martí, líderes del Partido Patria Libre, que posteriormente culminó como el Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP), se encuentran con estatus de refugiados en el Brasil y desde allí realizaron la denuncia contra el Estado paraguayo, por una supuesta privación de libertad y tortura que sufrieron.

De acuerdo al ex fiscal general, el Estado paraguayo respondió a la denuncia, investigó lo que ellos denunciaron y concluyó que lo que ellos afirmaron y que las personas a quienes ellos atribuyeron la responsabilidad, realmente no eran responsables. "El caso se cerró y además se constató que existían datos que tornaban absolutamente inverosímil, por decirlo imposible, la versión de la denuncia", dijo.

Mencionó que mientras Arrom y Martí denunciaban que fueron torturados para supuestamente sacarles información sobre el paradero de María Edith, la misma ya estaba en libertad y en su casa.

"Por otro lado, esta gente jamás aceptó ser inspeccionada por los médicos forenses, se negaron a eso, todo eso contribuyó a la conclusión que sacaron los fiscales y ese es uno de los motivos (de la denuncia). La supuesta falta de investigación debida por parte del Estado paraguayo, que no es verdad. El Estado investigó y el Estado constató que los términos de la denuncia eran falsas y eso lo que ahora vamos a tener que ir como Estado a defender ante la CIDH", reiteró.

REFUGIO. Latorre sostuvo también, que lo que presume que está ocurriendo es que pretendan (Arrom y Martí) utilizar un fallo de la Corte Interamericana para obtener un nuevo refugio político en algún tercer país. "De manera que ellos puedan seguir impunes por los hechos que se les atribuyen", apuntó.

Dijo que el caso se movió desde el momento que se hizo inminente la victoria de Jair Bolsonaro, el nuevo presidente de Brasil.

"Estamos ante la inminencia del juicio y eso porque posiblemente el Gobierno brasileño termine revocando el refugio que el Gobierno de Inacio Lula había concedido, con eso el pedido de extradición que había hecho la Justicia paraguaya quedaría nuevamente viabilizado y eso constituiría un problema insalvable para estas personas requeridas por la Justicia paraguaya", comentó.

TRISTE. Siguiendo con su análisis de la situación que debe afrontar nuestro país con este caso, Latorre indicó que sería muy triste que la Corte IDH termine imponiendo una sanción pecuniaria al Paraguay, supuestamente velando por derechos de dos personas que definitivamente son los padres de la industria del secuestro.

"Yo calculo que los muertos que hoy tenemos a partir de Patria Libre y el EPP ya superan los 30, más los secuestrados, entonces, si vamos a tener que olvidar ese aspecto de la cuestión para atender un reclamo de una denuncia que no fue corroborada, a pesar de todas las diligencias que en realidad dieron un resultado opuesto, en el sentido que se corroboró que la denuncia fue falsa, entonces definitivamente hay algo que no está bien", enfatizó el abogado.

Dijo que el 6 de febrero testimoniará sobre aquello que sabe y el resultado final va a ser una responsabilidad de la Corte IDH, y manifestó que personalmente no está de acuerdo con que un tema como este se tenga que resolver ante la Corte Interamericana.

"Yo honestamente disiento someter nuestro sistema de justicia a un poder de la Corte Interamericana, no estoy de acuerdo porque quebranta nuestra soberanía en un tema que es sustancial como es aquello que se relaciona al sistema de justicia", puntualizó Latorre.

Hizo referencia a que el caso que involucra a los dos hombres refugiados en el Brasil fue investigado puntillosamente y no entiende cómo puede llegarse a una conclusión distinta a miles de kilómetros de distancia, en relación a que la Corte IDH tiene su sede en San José de Costa Rica.

"Fijémonos en los antecedentes de los fallos de la Corte, en altísimo porcentaje ha emitido fallos adversos a los distintos Estados. Eso es lo que hace temer a las autoridades paraguayas sobre la forma en que se está llevando el proceso y sobre un eventual procedimiento de la Corte IDH", añadió.

La Corte Interamericana de Derechos Humanos es un órgano judicial de la Organización de los Estados Americanos (OEA).

El ex fiscal recordó que el Gobierno de Paraguay, ante el hecho que solamente se le aceptó un testigo mientras que los denunciantes podrán presentar dos, lo que hizo fue peticionar una reconsideración a la Corte IDH de manera a que sean admitidas las declaraciones de todas las personas ofrecidas como testigos y que dicha solicitud está pendiente de definición.

María Edith de Debernardi estuvo secuestrada por 64 días y por su liberación fue pagada la suma de un millón de dólares. Marcó el inicio de los secuestros y la aparición del grupo autodenominado EPP.


Fuente: UH