Se complica rescate del niño español que cayó en un pozo

El rescate de Julen, el niño español de 2 años atrapado desde hace 9 días en un pozo, encara su recta final con nuevas complicaciones que retrasarán el desenlace de esta historia que mantiene en vilo al país.

Las autoridades esperaban llegar entre el martes y el miércoles al lugar donde teóricamente se encuentra el pequeño Julen Roselló, caído en un pozo en la sierra de Totalán, en Andalucía, el 13 de enero. Pero los tubos diseñados para asegurar el túnel por el que especialistas mineros deben cavar para llegar hasta el angosto pozo no encajan y las máquinas excavadoras deberán perforar nuevamente el terreno con un grosor mayor.

La dificultad del rescate radica en la estrechez del pozo de más de cien metros de profundidad donde cayó el niño, del que no se tienen señales de vida desde el accidente. Sus apenas 25 centímetros de diámetro impiden el paso de los equipos de rescate. Además, un tapón de piedras y tierra a 70 metros no les permitió bajar una sonda con una cámara hasta el punto donde creen que está el niño. El sábado se empezó a perforar un túnel vertical paralelo que se alargó un día más de lo esperado debido a la dureza del terreno. El lunes consiguieron llegar a la altura donde se cree que está el niño y ayer al mediodía estaba previsto que especialistas en rescate minero empezaran a cavar en horizontal, con pico y palo, los 4 metros que separan el túnel del pozo. AFP


Fuente: UH