Mario Abdo concede indulto presidencial a cuatro presos

A través del Decreto 1682, Mario Abdo concede el indulto presidencial a Mirna Elisa Ávalos Martínez, María Vicenta Cáceres, Juan Abreu Álvarez y Robert Modesto Miranda López.

Estas personas cumplen condenas por diferentes hechos punibles y están recluidas en las penitenciarías del país.

El mandatario, además de otorgarles la libertad, encomienda al Ministerio de Justicia encabezar los trabajos de apoyo y seguimiento para los beneficiados, tanto para garantizar la protección de la sociedad como la reinserción de estos presos.

Ávalos Martínez estaba recluida en el Penal del Buen Pastor con una condena por homicidio doloso de cinco años. Había alcanzado los cuatro años y tres meses de prisión.

Cáceres tenía una condena cinco años y seis meses por transgresión a la Ley Nº 1340 contra el narcotráfico. Guardaba prisión en la Penitenciaría de Mujeres de Ciudad del Este, Juana María de Lara y había llegado a los tres años y dos meses.

Por su parte, Abreu Álvarez tenía una condena de cuatro años y seis meses también por transgresión a la Ley Nº 1340 y había llegado a los dos años y nueve meses de reclusión en la Penitenciaría Regional de Coronel Oviedo. Por último, Miranda López estaba encerrado en la cárcel de Villarrica por homicidio doloso. Cumplió dos años de una sentencia de cuatro.

El anterior indulto fue firmado por Horacio Cartes en enero del 2018. En aquella ocasión, fueron liberadas 11 mujeres que estaban en el Buen Pastor y en el Centro Penitenciario de Mujeres de Ciudad del Este.

El artículo 238 de la Constitución Nacional faculta al presidente de la República a conceder el indulto, luego de que tanto el Ministerio de Justicia y la Corte Suprema de Justicia informen sobre la situación penitenciaria y jurídica de los condenados.

Pueden ser candidatas al indulto las personas que hayan cumplido por lo menos la mitad de su condena. La medida no extingue la responsabilidad del delito, las inhabilidades y demás restricciones a sus derechos establecidos en la Carta Magna.


Fuente: UH