Gobierno reacciona y dice que actuó en los casos vinculados a Hezbollah

Tras despedir al presidente Mario Abdo Benítez, quien ayer viajó a Suiza para participar del Foro Económico Mundial, el vicepresidente Hugo Velázquez y el ministro del Interior, Juan Ernesto Villamayor, salieron al paso de las fuertes críticas que emitió Ottolenghi, quien cuestionó duramente al canciller Luis Castiglioni. El canciller había pedido pruebas acerca de que en Paraguay hay grandes bienes relacionados con el grupo terrorista Hezbollah, tal como había afirmado el ex congresista norteamericano Robert Pittenger.

Velázquez, quien queda en ejercicio de la presidencia, apuntó que hubo dos casos específicos en los cuales el Gobierno y la Justicia han tomado todas las medidas, con lo que se demostró que hay voluntad de luchar contra el crimen organizado y, en especial, contra quienes presuntamente apoyan a grupos terroristas.

Citó el caso del empresario brasileño de origen libanés Mahmoud Alí Barakat, considerado presunto miembro de Hezbollah, quien fue entregado a los agentes del Cuerpo de Alguaciles de Estados Unidos y será juzgado por integrar una red de lavado de dinero proveniente del narcotráfico. Otro que fue extraditado fue el ciudadano libanés Nader Mohamad Farhat (43). "Existe la voluntad política del Gobierno de combatir estos hechos, que son aislados", enfatizó Velázquez.

Ottolenghi dijo el sábado en entrevista con ÚH que en la zona de la Triple Frontera "hay un edificio, un palacio de pruebas sobre la presencia de Hezbollah" en el Este del país. Velázquez dijo que no coincide con esta afirmación y destacó que el principal logro de este Gobierno es justamente la lucha contra el crimen organizado. Acotó que "hay medidas que se están tomando" ante informaciones de que bancos de Brasil y Estados Unidos son utilizados para lavado de dinero.

ACCIÓN CONJUNTA. Por su parte, el ministro del Interior señaló que si existen tantas pruebas como menciona Ottolenghi, "encantado, hay que trabajar sobre eso. Pero son los organismos pertinentes los que tienen que trabajar. Fiscalía, por un lado; Seprelad, por el otro", sostuvo.

Aseveró que la Policía no investiga a Hezbollah, sino que es una tarea que corresponde a la Secretaría de Prevención e Investigación del Terrorismo (Seprinte).

"Me parece un poco exagerado. No me gustan los adjetivos. Cuando empezamos a adjetivar perdemos de vista los verbos. Hay que trabajar sobre los hechos", dijo sobre parte de las afirmaciones lanzadas por Ottolenghi.

Acotó que es difícil suponer que el volumen de información con el que se cuenta en forma visible sea suficiente para una afirmación tan catastrófica de decir que hay un edificio de pruebas. "Si son esos los edificios es muy fácil sentar a ambos organismos en una mesa y decir cuál es el edificio de prueba", significó.


Fuente: UH