El Sambódromo abre las puertas a los Carnavales de Encarnación

Mucha expectativa se genera en torno a esta nueva edición de uno de los espectáculos con mayor convocatoria en el país, que genera gran movimiento económico de la ciudad y la región, ya que permite la presencia de un público que llega desde distintos puntos del país como del extranjero.

Los clubes con sus comparsas guardan celosamente algunos detalles claves sobre sus respectivas carrozas y figuras como de las comparsas y sus principales competidores, así de férrea es la competencia que año a año se reinicia con nuevo entusiasmo.

La primera en desfilar esta noche será la comparsa del Club 22 de Setiembre, le seguirán las del Universal, Nacional, San Juan y para cerrar la noche, el último campeón, Pettirossi, que defiende por cuata vez el título.

Todos los clubes, dentro de sus respectivas posibilidades han hecho un gran esfuerzo para poder presentarse y competir por el primer lugar, acompañados por sus seguidores y familias; hijas, sobrinas, nietas siguen la tradición de sus madres y abuelas, bailando durante los 400 metros de longitud del Sambódromo de la ciudad de Encarnación.

El Club Pettirossi eligió a Italia como tema para este año, con el título La vita e bella. El país trasalpino es un lugar único, con invalorables aportes a la historia universal. Sus monumentos, su exquisita cocina, sus famosas obras, su música, los lugares mágicos, las bellas artes, el glamur y los diseños de la moda, se verán reflejados al paso de los componentes de la comparsa que promete revivir épocas y acontecimientos que marcaron a la humanidad, mostrados con el sello inconfundible del club.

EN COMPETENCIA. Sus principales figuras en competencia prometen dar una intensa pelea por el trono. Pero no será fácil, ya que las demás competidoras ofrecerán un gran despliegue: El Club 22 de Setiembre lo hará con Diosa azteca del amor; el Club Nacional ofrecerá Destellos del mundo; el Club Universal llegará con La vuelta del rey, mientras que el Club San Juan presentará Susurros del corazón.


Fuente: UH