Argentina paga por cesión e inhabilitan a oferente de Añá Cuá

Luis Fretes Escario, director financiero de la Entidad Binacional Yacyretá (EBY), manifestó ayer que el Gobierno de Mauricio Macri pagó USD 42.825.000 por la cesión de energía de la central. La deuda del país vecino ascendía a USD 116 millones, considerando los ejercicios 2017 y 2018. Con esta transferencia, el compromiso del año antepasado fue saldado (debían USD 24,5 millones), pero aún quedará un remanente de USD 74 millones por el año pasado.

El funcionario señaló que el compromiso de Argentina es cancelar totalmente el pasivo en el corto plazo, específicamente, a fines de marzo. Agregó que de aprobarse la Nota Reversal, que modifica el Anexo C del Tratado, en el Congreso argentino, habrá una garantía de empezar a recibir los pagos mensualmente. No obstante, no se sabe con claridad cuándo tendría luz verde este instrumento.

Vale remarcar que los argentinos habían prometido hacer un desembolso de USD 30 millones entre octubre y diciembre del 2018, pero solo abonaron USD 21,4 millones. En los primeros días del presente año, el canciller Luis Castiglioni comentó que las autoridades vecinas ratificaron que saldarán sus deudas en cuotas.

En los últimos años del gobierno de Cristina Fernández, Argentina empezó a ser inconstante en sus pagos al Tesoro paraguayo por la cesión de energía, llegando a abonar ínfimas sumas. Es importante señalar que Paraguay no le aplica intereses por la demora.

La EBY cerró el ejercicio 2018 con una producción total de 19.469.989 megavatios hora (MWh), de los cuales 18.993.136 MWh (el 98%) fueron destinados al territorio argentino, mientras que Paraguay apenas retiró 476.851 MWh (el 2%).

AÑÁ CUÁ. Fretes Escario también dio a conocer que, en el marco de la licitación de Añá Cuá para el suministro de equipamiento electromecánico (turbinas), fue descalificado el consorcio Ate Hydro Añá Cuá Plus. Este proponente estaba conformado por las empresas B&B SA (Paraguay), China Gezhouba (China), Harbin Electric Machinery Limited (China) y Barrail Hnos. SA (Paraguay).

El funcionario explicó que su inhabilitación acontece por tener vicios excluyentes en la licitación. La consultora que participó en la elaboración del pliego de bases y condiciones también era consultora de la empresa China Gezhouba, que lideraba su consorcio, precisó. Considerando el conflicto de intereses, puesto que un miembro del proceso licitatorio asesora a un competidor, se decidió la descalificación.

De esta forma, tras analizarse las especificaciones técnicas, quedan en carrera la empresa Voith Hydro Ltda. (unidad brasileña de la firma alemana Voith) y el grupo Aravera-Consorcio Para Añá Cuá. Esta asociación la integran Impsa (Argentina), CIE SA (Paraguay) y Power China (China).

El director jurídico manifestó que el proyecto Añá Cuá tiene un presupuesto inicial de USD 650 millones, pero el costo final podría terminar siendo muy inferior; teniendo en cuenta la cantidad de empresas oferentes para las obras civiles (ocho consorcios se presentaron a ese concurso).

¿YA FESTEJAN? Según medios argentinos, el ministro de Producción y Trabajo de la nación limítrofe, Dante Sica, visitó días atrás la planta de Impsa en Godoy Cruz (provincia de Mendoza). Los empresarios le comentaron sobre los proyectos prioritarios, entre los que se encuentran la fabricación de turbinas para Yacyretá.

Las cifras
46.000.000 de dólares pagó Argentina en todo el 2018 por cesión y canceló su compromiso por el 2017.
74.000.000 de dólares quedarán pendientes por el ejercicio del 2018, tras la transferencia hecha este mes.


Fuente: UH