Aeropuerto dejó de contar con la vigilia del águila real

El cetrero Raúl Palacios, de la empresa Raptor, informó que por primera vez, desde el 2012, no se hizo la renovación del contrato para la prestación de sus servicios. Por ende, hoy el Aeropuerto Internacional Silvio Pettirossi no cuenta con la protección del águila real Tyga (la primera de Sudamérica) y de otros halcones, los cuales son liberados para eliminar a otras aves como mbiguá, garza grande, carancho, yryvú, especies que pueden poner en peligro las operaciones de las aeronaves.

Añadió que en la víspera mantuvo una reunión con las autoridades de la Dirección Nacional de Aeronáutica Civil (Dinac), quienes le aseguraron que se volverá a llamar a concurso para contratar el servicio de cetrería. El especialista lamenta la forma en que se dio la terminación de su participación en la principal terminal aérea, pero indicó que se volverá a presentar en el eventual llamado. Comentó que incluso cuenta con más equipamientos que antes.

Lea también: Primera águila real de Sudamérica cuidará el espacio aéreo paraguayo

ESTÁ PROTEGIDO. Fernando Gallardo, administrador del Silvio Pettirossi, confirmó que entre febrero y marzo se hará el llamado a licitación para contratar a la empresa que hará el control de aves. Apuntó que feneció el vínculo con Raptor y que hay otras firmas que también hacen este trabajo. Sin embargo, el funcionario aseguró que la terminal aérea cuenta actualmente con equipos para cuidar el espacio aéreo y que la protección no se hace solamente con las aves rapaces.

"No hay ninguna preocupación, nosotros (en el Aeropuerto) tenemos los medios para hacer la mitigación del peligro aviario. Tenemos a la gente de medio ambiente, con sus camionetas, con otros instrumentos. No solo con el águila se puede hacer esto. Nunca se dejó de hacer y se va a hacer hasta que se realice un nuevo concurso de precios. Un aeropuerto no puede dejar de funcionar porque terminó el contrato con una empresa", expresó.

Tyga llegó en el 2017 y también evitaba el ingreso de mamíferos y reptiles a la pista.


Fuente: UH