Más de 400.000 avanzan a casa de la Virgen

Este año, los peregrinos se adelantaron al Día de la Virgen y coparon la Basílica, el fin de semana último. Hoy se estima que igual o más cantidad de fieles lleguen a la cita con la santa patrona.

La llegada de promeseros de la Virgencita Azul de los Milagros a la Villa Serrana se incrementó al caer la tarde y durante la noche de ayer. Alrededor de 30.000 fieles católicos acampan –desde anoche– en las plazas que flanquean la Basílica Santuario de Caacupé, según estimó el comisario José Gamarra.

Desde la Policía, esperan que al menos 50.000 personas presencien la misa central de hoy que estará presidida por el obispo de Caacupé, monseñor Ricardo Valenzuela. En efecto, el pasado domingo 2 de diciembre, la afluencia de fieles "fue como un día 8", de acuerdo a la palabras del propio intendente de la ciudad, Diego Riveros.

Ese día, la plaza de la explanada de la Basílica estuvo colmada de fieles, al igual que las calles adyacentes al templo mayor de la Inmaculada Concepción de María. Es así que se calcula que más de 400.000 personas visitarán durante todo el día de hoy la casa de la madre celestial.

"Este año hubo mucha variación, porque tempranamente, desde días antes, la gente vino a participar del novenario. Pero para el día de la víspera y el 8 no varía: Siempre está repleto", suscribió el suboficial superior Lucino Rodríguez.

Dependiendo de la temperatura y el comportamiento del clima –dijo– varía la afluencia de peregrinos. Pero, en atención a que no se prevén lluvias y justo cae un fin de semana el cumpleaños de la Virgen, creen que se incrementará exponencialmente el arribo de devotos.

"Hay un movimiento constante y una renovación de la aglomeración de fieles del 7 al 8 de diciembre. La gente que viene temprano no se queda en la Basílica", refirió.

FORCEJEO. Ayer, al término de la misa matutina, se dio una pequeña avalancha de feligreses que buscaban tocar la roca de la Virgen. En las largas filas se atropellaban y se pisaban las personas. Algunos empujaban, otros tropezaban con los soportes de las vallas dispuestas a lo largo de la explanada. Los servidores entrelazaban sus manos para contener a la masa; a veces forcejeaban, en una lucha que casi desentona con la atmósfera de espiritualidad que se respira ya dentro de la Basílica.

Marito y comitiva en desayuno con obispos
Un desfile de autoridades se prevé hoy en el Obispado de Caacupé, donde se prepara el tradicional desayuno de obispos, al término de la liturgia. El presidente de la República, Mario Abdo Benítez, confirmó su presencia para la celebración de la misa central. Junto a su esposa, Silvana López Moreira, el mandatario asistirá al desayuno con los obispos acompañado de una nutrida comitiva compuesta por 60 personas. Según Hilda Noguera, administradora de la Basílica, el banquete fue preparado para 70 personas: 10 obispos y 60 visitantes, entre ellas, Marito y la primera dama. No supo especificar quiénes integran la delegación presidencial que compartirá la mesa con parte de la jerarquía eclesial. Detalló el menú del ágape que –por cierto– es bastante light: Jugos, frutas, bocaditos dulces y salados, chipa, café, té, agua, cocido, leche descremada y entera, pan, mermelada, manteca y yogur.


Fuente: UH