Inician guerra a las tragamonedas ilegales en bañados y refugios

Una vez más, la filtración de la intervención evitó que un número mayor de máquinas sea retirado de domicilios y pequeños negocios en los cuales son instalados por particulares o empresas que los distribuyen a espaldas de las normas vigentes.

El jefe del Departamento de Coordinación de Juegos de Azar de la Comuna capitalina, Richard Pérez, informó que solo dos aparatos fueron decomisados del barrio San Francisco, donde previamente se notificó a todos los pobladores para que presenten la documentación requerida.

En el caso de San Felipe, el funcionario comunal señaló que en los días anteriores se pudo contabilizar al menos 50 de estas tragamonedas en todo el lugar, pero que únicamente se logró secuestrar 5 de ellas por el hecho de que las demás fueron ocultadas en sus residencias por quienes explotan estos juegos.

Resaltó que se trata del inicio de un fuerte operativo contra estos aparatos ilegales que tendrá como escenario principal a bañados, refugios y mercados municipales.

Indicó que actualmente se tendrían unas 2.000 máquinas que todavía se encuentran operando en diferentes puntos de Asunción.

"Queremos aprovechar que con la crecida en los bañados, las tragamonedas fueron llevadas a los refugios, donde creemos que será más fácil retirar todas aquellas que no tienen habilitación", precisó.

ESTAFA. En otro momento, Richard Pérez manifestó que además de constituir un peligro para niños y jóvenes por el mal conocido como ludopatía (adicción al juego), estos aparatos representan una estafa para quienes buscan ganar algún dinero con los mismos.

"Estos aparatos, que en su mayor parte son chinos, están preparados para no dar ninguna ganancia a quienes juegan. Solo ganan los que distribuyen las máquinas y quienes permiten su funcionamiento", precisó.

Indicó que se tienen algunos nombres de personas y de firmas que son derivadas al Ministerio Público para la investigación correspondiente, de manera de atacar el origen mismo de esta problemática.


Fuente: UH