Familia ayuda a los peregrinantes en agradecimiento a la Virgen de Caacupé

Acompañado de su esposa e hija, don Lotardo llegó a Caacupé, donde contó a Última Hora que sufrió un accidente de tránsito que lo mantuvo en cama por tres años, pero que gracias a la Virgen de los Milagros volvió a caminar. Ahora tiene como misión ayudar a los peregrinantes.

Explicó que su situación no era alentadora, ya que se golpeó la columna y no podía ni trabajar. El devoto se dedicaba a la venta de vasos de plástico, junto a su familia.

Lea más: A sus 88 años prepara tereré a los peregrinantes de Caacupé

Don Lotardo detalló que el día del accidente había salido a bordo de su motocarro con su esposa, María Esther, y que fueron embestidos por un camión de gran porte en la ciudad de San Lorenzo. Su compañera de vida también recibió múltiples heridas en el percance.

Si bien no puede llegar caminando hasta la Villa Serrana, llega en bus con su familia y cumplen con una misión de ayuda a los peregrinantes donando comida y ayudando a los feligreses a refrescarse en la zona del Tupãsy Ykua.

“Yo creo que Dios hace milagros”, refirió. De la misma manera, se declaró hijo de Dios y de la Virgen de los Milagros. Le tocó una infancia difícil, fue abandonado por su madre, mientras que su padre estaba internado en el Hospital de Clínicas de Ciudad del Este.

Entérese más: Amigos peregrinan con zancos a Caacupé

En ese sentido, aseveró que se crió en la calle, prácticamente, pero que siempre estuvo protegido por Dios y la Virgen de Caacupé.

Miles de fieles llegan hasta la ciudad de Caacupé para celebrar el día de la patrona de todos los paraguayos.


Fuente: UH