De nuevo se suspende juicio a policías acusados de gatillo fácil

Nuevamente quedó suspendido el juicio oral y público del comisario Jorge Zárate y del suboficial Jhonie Orihuela por un caso de gatillo fácil donde fue víctima el joven Richard Pereira.

Ello, a raíz de la recusación de los jueces de Sentencia Fabián Weinsensee, Juan Pablo Mendoza y Laura Ocampo.

Según el comisario Zárate, los jueces ya demostraron desde un principio parcialidad manifiesta, por lo que tuvo que recusarlos, ya que el tribunal no le permite leer la acusación con tiempo suficiente para luego esgrimir la defensa. Por ello la defensa alega que existe coacción, y habla de explotación laboral.

SANCIÓN. Ante esta situación, la abogada querellante Bettina Legal anunció que pedirá la revocatoria del arresto domiciliario del comisario y solicitará su prisión preventiva, además de una sanción para el abogado defensor Jorge Barrios.

La abogada refirió que la recusación planteada por el abogado de Zárate ya es un ejercicio abusivo del derecho, por lo que pedirá a la Corte que se audite las conductas procesales de los acusados y de sus abogados defensores.

Legal mencionó que el abogado defensor que recusó al tribunal ni siquiera llegó a pedir las copias de la acusación. "Habla de explotación laboral, de coacción, pero no se acerca a pedir las copias", dijo la abogada querellante.

"Bien sabemos que para armar un juicio oral basta con leer la acusación y el auto apertura, no las chicanas que ellos mismos presentaron", mencionó Legal.

Ahora el caso queda paralizado hasta que una Cámara de Apelaciones resuelva la recusación de los jueces de Sentencia, que fueron recusados aparentemente como un mecanismo para dilatar el proceso.

Para el padre de la víctima, también llamado Richard Pereira, las acciones realizadas por la defensa corresponden a chicanas para dilatar el mayor tiempo posible el juicio oral y público.

"Qué difícil es la justicia en Paraguay", expresó impotente ante la suspensión de la diligencia judicial.

Con la recusación presentada, la familia del joven debe aguardar que la Cámara de Apelaciones tome una decisión al respecto.

El suboficial Jhonie Orihuela sería quien realizó el disparo.

El comisario cuenta con arresto domiciliario, mientras que el segundo está en la Agrupación Especializada con prisión preventiva.

Orihuela está acusado por los hechos punibles en calidad de autor de tentativa de homicidio doloso, con pena de hasta 25 años de prisión. Y en calidad de coautor por los hechos de persecución de inocente, con una expectativa de pena de 10 años, y simulación de hecho punible, con hasta tres años de cárcel.

Intentaron plantar droga a la víctima
El joven Richard se dirigía a su casa cuando lo comenzó a seguir una patrullera y, poco después, fue interceptado por agentes de la Comisaría 8ª Metropolitana en las calles 24ª Proyectada y Pa’i Pérez, en el barrio Roberto L. Petit de Asunción, hecho ocurrido en agosto del 2016. Richard bajó de su vehículo con las manos arriba y Orihuela lo tiró al suelo para obligarlo a que se ponga de rodillas, luego le disparó en la nuca. Todo fue captado por cámaras de circuito cerrado. El impacto que recibió lo dejó con discapacidad y constantes infecciones, que son secuelas de lo que tuvo que atravesar. A la víctima le intentaron plantar droga para que el procedimiento fuese legal.


Fuente: UH