Apoyar mejores opciones de transporte para la ciudadanía

Causaron sorpresas las denuncias acerca de un operativo encubierto montado por la Policía Municipal de Tránsito de la Municipalidad de Asunción para detectar y retener a conductores y usuarios de la plataforma MUV, que permite que personas que necesiten trasladarse de un punto a otro puedan acceder a un servicio de transporte en automóviles a cambio de una tarifa, a través de una aplicación móvil en internet.

Lo llamativo fue que los funcionarios comunales hayan tenido que montar una especie de operativo de simulación para ubicar a quienes vienen ejerciendo una actividad en forma pública desde hace casi un año, y a la que se puede acceder libremente con solo descargar una aplicación digital en los teléfonos inteligentes.

Como se sabe, y como este mismo diario lo ha venido publicando, al igual que otros medios de comunicación, la plataforma MUV fue desarrollada por profesionales paraguayos emprendedores y según sus creadores no es un servicio de taxi ni de transporte público, ya que no cuenta con ningún vehículo propio, sino una plataforma de intermediación entre eventuales conductores y pasajeros, surgida a partir de las ventajas que ofrece el desarrollo de la tecnología digital. A la fecha ya cuentan con 900 conductores y 800 usuarios, a quienes se emite factura legal en todos sus viajes.

La Intendencia Municipal de Asunción, que parece haberse enterado recién de la existencia de esta modalidad, sostiene en cambio que se trata de que MUV es una empresa de transporte que trabaja en forma ilegal al no estar registrada como tal y en consecuencia ha procedido a retener a uno de los vehículos que operan en la plataforma en el corralón de la Policía Municipal de Tránsito durante cuatro días, y que ahora procederá a estudiar el marco legal bajo el cual operan.

Es llamativo, sin embargo, que no demuestre el mismo celo para realizar controles a los servicios de taxis, ante las muchas quejas de los usuarios acerca de unidades que se encuentran en muy mal estado, o sobre el cobro de tarifas muy elevadas y con recargos arbitrarios en horarios nocturnos y feriados, dando de esta manera vía libre a las suposiciones de que la autoridad comunal está protegiendo los intereses de los gremios de taxistas antes que los de la ciudadanía.

Las sociedades están cambiando aceleradamente con el desarrollo de las nuevas tecnologías y en este proceso surgen formas de relaciones que no estaban contempladas en las legislaciones y que requieren ser actualizadas. Ante la aparición de mejores opciones de transporte, las autoridades comunales deberían ayudar a resolver los vacíos legales en lugar de penalizar o poner trabas, buscando siempre favorecer a los intereses de la ciudadanía.


Fuente: UH