Trump evita una ola demócrata con una mayoría republicana en Senado

Los demócratas tomaron el control de la Cámara de Representantes en las elecciones de medio mandato, un revés para el presidente Donald Trump que, sin embargo, se salvó de la temida "ola azul" y mantuvo la mayoría republicana en el Senado.

Trump celebró los resultados como un "tremendo éxito", ya que un Senado dominado por los republicanos termina con cualquier especulación sobre un procedimiento de destitución en el Congreso, un fantasma que lo acechaba en los últimos meses. La Cámara Baja bajo control demócrata, implica sin embargo un contrapeso para su gobierno.

Este miércoles Trump celebró nuevamente los resultados en Twitter.

"Recibí tantas felicitaciones de tantas personas por nuestra Gran Victoria anoche, incluyendo países extranjeros (amigos) que estaban esperando, y esperando, para los acuerdos comerciales. Ahora, podemos volver a ponernos a trabajar para hacer las cosas", dijo.

Estaban en juego 435 bancas de la Cámara de Representantes, un tercio del Senado y 36 gobernaciones así como numerosos cargos locales y estatales.

Los demócratas tomarán el control de la Cámara de Representantes por primera vez en ocho años, cambiando el equilibrio de poderes en Washington, donde Trump gozó del favor de las dos cámaras desde su llegada a la presidencia tras su sorpresiva victoria en el 2016.

Los demócratas arrebatarían a los republicanos 27 escaños, de los 23 que necesitan para la mayoría.

Los demócratas ganaron terreno en el segmento de las mujeres blancas de los suburbios, que hace dos años se habían inclinado hacia Trump en bastiones clave como Pensilvania.

En el Senado, compuesto por 100 bancas, los resultados finales todavía no han sido anunciados, pero los medios locales proyectan que los republicanos mantendrán al menos la mayoría de 51 escaños.

Los estadounidenses eligieron un 116º Congreso dividido, lo que augura que los dos últimos años del gobierno de Trump van a ser movidos.

Pese a contar con un expediente económico descollante, con una expansión de la economía y un desempleo del 3,7%, perder el control del Congreso es un revés para Trump.

Ahora los demócratas podrán no solo bloquear iniciativas del mandatario, sino también investigar sus finanzas y ahondar en la presunta colusión entre su equipo de campaña y Rusia en el 2016, aumentando la posibilidad de que se inicie un proceso de destitución en su contra, aunque con escasas posibilidades de éxito.

Fuente: UH