Se paraliza el mundo

La denominada final del siglo, el superclásico más histórico entre Boca Juniors y River Plate arranca hoy, a las 17.00, en La Bombonera con el partido de ida de una final de la Copa Libertadores que enfrenta por primera vez a los dos equipos más populares de Argentina. Con el mundo por testigo, serán 90 minutos en donde el mundo fútbol quedará paralizado.

El Xeneize llega a esta instancia al dejar en el camino a Libertad (2-0 y 2-4) y a los brasileños Cruzeiro (2-0 y 1-1) y Palmeiras (2-0 y 2-2).

River Plate, por su parte, dejó en el camino a Racing (0-0 y 3-0) e Independiente (0-0 y 3-1) y a Gremio (0-1 y 1-2).

"Me parece que hoy Boca y River han llegado a un escalón que es importante destacar. Más allá de lo que pase en estas finales hemos puesto al fútbol argentino en lo más alto. Hoy el mundo habla de esta final y la verdad que es un logro muy importante", expresó Guillermo Barros Schelotto, en la previa.

"Creo fervientemente que tenemos que pensar que esto es un espectáculo deportivo único, no pasa más de ahí. No es vida o muerte esto, es un mensaje erróneo eso, muy malo para nuestra sociedad", fue el mensaje de Marcelo Gallardo, para bajarle decibeles al choque.

En cuanto a los equipos, Boca tendrá en cancha a Ramón Ábila como referencia de área para dejar al goleador Darío Benedetto como reemplazo.

Mientras que River sigue con una incógnita, si ingresa Ignacio Fernández con mayor capacidad creativa en el medio sector o Bruno Zuculini, de mayor corte, Enzo Pérez reemplazará al suspendido Leonardo Ponzio.

La cifra
6.000.000 de dólares es el premio para el ganador de la Libertadores, 3 millones más que el año pasado.

Fuente: UH