Robbie Williams conquistó al público en el Jockey Club

Con la ironía a flor de piel, mucha simpatía, chistes subidos de tono y una obsesión por Roque Santa Cruz (como el nexo conocido del que se aferró para asociarlo con nuestro país), el cantante británico Robbie Williams se presentó ayer por primera vez ante el público paraguayo, como plato fuerte del Personal Fest, en el Jockey Club, en un ambiente de euforia.

Como antesala de la esperada presentación del intérprete inglés, abrieron el espectáculo los grupos paraguayos Kita Pena, EEEKS y Paiko, en una intercalación con los argentinos Indios, Nathy Peluso y los Auténticos Decadentes, que hizo bailar a los presentes con sus éxitos. Luego llegó el gran momento, la entrada de Williams, cerca de las 23:15, en medio del griterío de los fans, que habían esperado tanto tiempo por esta presentación en Paraguay.

Robbie subió al escenario con una falda negra y arropado por un gran despliegue escénico, con ocho músicos, tres coristas y seis bailarinas, además de un show de luces y efectos especiales. "Buenas noches, esta es mi banda, y este es mi trasero… y ahora, el trasero de ustedes, es mío", señaló el británico, a modo de saludo, mientras levantaba su falda.

La primera media hora del show estuvo centrada en presentar su discografía más reciente, que incluyó un cover de Freedom, la mítica canción con la que el fallecido cantante británico George Michael había salido del armario.

A renglón seguido, Robbie rindió una suerte de homenaje a esos temas del pop que todos coreaban durante los '80, '90 y 2000, con gente de entre el público que dejó subir al escenario y con la cual interactuó, cantando partes de clásicos de grupos como A-Ha, MC Hammer, Prince, Amy Winehouse, Bon Jovi, y hasta de su ex grupo Take that.

"Rohayhu paraguay", gritó, en otro momento el artista, para luego seguir el show con sus éxitos Come undone, Millennium y Something stupid, cuya versión original la interpretó junto a la célebre actriz Nicole Kidman. El remate vino con los temas más célebres: She’s the one, Feel y Rock Dj.

Pero Robbie tenía un as bajo la manga, pues no vino solo, ya que en esta gira lo acompaña su padre, Peter Williams, con quien interpretó otro de sus clásicos, Better man. Y la canción más esperada por todos, Angels llegó al final, para coronar el espectáculo del británico en Paraguay, para luego cerrar con My way, la mítica canción de Frank Sinatra.

Fuente: UH