Mario Abdo sobre crisis en el MEC: Vamos a esperar que las aguas se calmen

Las diferencias entre el ministro de Educación, Eduardo Petta, y la viceministra de Educación Básica, Nancy Ovelar, auguran un inminente quiebre de la buena relación que transmitían al principio, cuando apenas asumía el Gobierno de Mario Abdo Benítez.

El mandatario, que este sábado celebró su cumpleaños en Mburuvicha Róga, recibió el saludo de sus ministros, entre ellos el del Petta, y allegados. Además, habló de manera informal con comunicadores que cubren el área de Presidencia.

Una de las consultas ineludibles era sobre su postura en torno a la crisis que se desató en la cartera de Educación. Sin embargo, el jefe de Estado evitó al máximo referirse al tema, informó el periodista de Última Hora Roberto Santander.

Primeramente, fue consultado sobre Eduardo Petta y la respuesta del titular del Ejecutivo fue: “Él es ministro”. Después se le preguntó por la viceministra Nancy Ovelar y prefirió evitar cualquier comentario.

"Vamos a esperar que las aguas se calmen. Vamos a hablar el lunes", fueron las últimas palabras del jefe de Estado sobre la disputa que selló las diferencias entre las principales autoridades educativas y abrió un nuevo conflicto en el área educativa.

Nota relacionada: Crisis en el MEC: Nancy Ovelar admite grave discrepancia con Petta

Fuego cruzado entre Petta y Ovelar

Eduardo Petta acusa a Ovelar de crear una atmósfera conspiratoria en su contra, supuestamente, divulgando informaciones falsas sobre contrataciones que realiza el ex titular de la Caminera en el Ministerio de Educación y Ciencias (MEC).

El fuego cruzado entre ambos se da, según el titular de Educación, por una investigación al esposo de Nancy Ovelar, el ingeniero José Carlos Gorostiaga, quien fiscaliza obras escolares del Estado, siendo docente de un colegio público, funciones incompatibles de acuerdo con Petta.

Lea más: Petta y Ovelar sellan sus diferencias y abren nuevo conflicto en Educación

La viceministra Nancy Ovelar afirma que seguirá en el cargo e, incluso, se reserva con su esposo el derecho a acciones legales "porque aquí hay un daño moral tremendo".

El pasado jueves expresó a través de redes sociales: "Podés ser soberbio, pero no arrogante. El arrogante es siempre cobarde y vanidoso, necesita la complacencia de los demás porque carece de la suya".

Demeritó la investigación sobre los 1.200 planilleros, indicando que primero debe investigarse cada caso para luego publicarse, no al revés, como dijo se hace hoy.

Fuente: UH