Reliquia de la beata Chiquitunga llegó al Guairá 

La reliquia, consistente en un dedo de la carmelita, fue recibida con mucha emoción por los guaireños, que se instalaron desde tempranas horas en el cruce Villarrica-Paraguarí, para observar la entrada de una parte de Chiquitunga a su ciudad natal.

Durante la llegada de la reliquia a Villarrica varios devotos elevaron oraciones, algunos cantaron, mientras que otros simplemente no pudieron atajar las lágrimas de alegría.

Una gran cantidad de personas, de todos los distritos del Guairá, acompañaron a la reliquia a través de una caravana hasta la Catedral Espíritu Santo, donde se realizó una misa, presidida por el Arzobispo Metropolitano, Edmundo Valenzuela.

Muchos quedaron orando fuera del templo, debido a que la cantidad de devotos superó las expectativas.

Rosana Villaverde, quien participó de la caravana, dijo que Chiquitunga se convirtió en su intercesora principal ante Dios e invitó a las personas a creer en ella.

“No les puedo explicar la emoción que siento. Se me erizó la piel cuando vi llegar la reliquia de Chiquitunga a nuestra ciudad. Les invito a conversar con ella a través de la oración y les aseguro que sentirán la diferencia. Solo hay que creer”, indicó.

Chiquitunga nació en Villarrica el 12 de enero de 1925 y falleció el 28 de abril de 1959, por una infección hepática.

Los que la llegaron a conocer aseguran que sus últimas palabras fueron “Papito querido, ¡qué feliz soy! ¡Qué grande es la religión católica! ¡Qué dicha, el encuentro con mi Jesús! ¡Soy muy feliz!” y “Jesús, te amo. ¡Qué dulce encuentro! ¡Virgen María!”.

Fuente: UH